Cómo Limpiar el Aluminio de Ventanas y otras Superficies

Las ventanas de aluminio son estéticas, livianas y muy versátiles

La limpieza del aluminio debe hacerse con los materiales apropiados, usando productos naturales no abrasivos

© Depositphotos.com/belchonock

Te contamos algunos trucos para limpiar el aluminio de las ventanas, utensilios, mesadas y otras superficies. ¡No gastes fortunas! - Usa estos métodos caseros y económicos.

Trucos para Limpiar el Aluminio de las Ventanas

Las ventanas de aluminio son estéticas, livianas y muy versátiles, pero tienen un detalle que hace que muchos opten por evitarlas; su mantenimiento. Quizás los que no las eligen sea porque no conocen estos trucos para limpiar el aluminio, dándoles un mínimo mantenimiento y haciendo las tareas adecuadas.

Para limpiar los marcos, comienza por repasarlos con un paño suave o esponja embebida en agua jabonosa, elaborada con un litro de agua y una cucharada grande de detergente. Esta solución desengrasa y quita manchas, sin rayar ni maltratar la superficie.

Luego de frotar suavemente, aclara con un paño suave embebido en agua, y ve limpiando una y otra vez, para finalizar secando con papel absorbente o con un paño suave blanco. Recuerda completar la tarea aplicando estos trucos para limpiar los cristales y dejarlos relucientes.

Para quitar manchas agresivas y profundas en ventanas de aluminio, puedes aplicar un producto de limpieza más activo, elaborado con 1/4 de taza de amoniaco, o amoniaco jabonoso en 3,5 litros de agua, recordando usar guantes de goma para proteger tus manos.

Los productos solventes pueden dejar manchas en el aluminio, por lo que si necesitas quitar restos de grasas, aceites, tintas o pinturas, utiliza una mezcla de 1 taza de agua, 1 de vinagre blanco y 1/2 de alcohol medicinal, repasando luego de la aplicación con agua limpia y un paño. Seca al finalizar el procedimiento.

"Los marcos de aluminio deben estar fríos al limpiar, y se debe repasar con movimientos suaves, sin demasiada presión."

Te puede interesar: Cómo cuidar y limpiar los utensilios de aluminio

Cómo quitar marcas imborrables en el aluminio

Cuando te encuentres con marcos que ya tienen marcas imborrables por el paso del tiempo, o rayones, puedes pulir con cera pulidora (de la que se utiliza para los coches) o lijar completamente, para luego pulir.

Una buena manera de proteger el aluminio y hacerlo resistente a las manchas es pintarlo con esmalte sintético, o con pintura sintética esmaltada de convertidor de óxido, dándole así más o menos brillo.

Por último, para un acabado protector pero incoloro, utiliza laca vitral, una solución ideal para exteriores.

Lo que no debes hacer al limpiar ventanas de aluminio

A menudo, las ventanas de aluminio encuentran su peor situación no por la suciedad de ambiente ni por las agresiones climáticas, sino por los malos procedimientos de limpieza. Por lo general, se utiliza un paño húmedo o se repasa en caliente, y estas dos acciones comunes dejan manchas difíciles de eliminar. Luego, para hacer una higiene profunda se recurre a limpiadores abrasivos, que no sólo no cumplen adecuadamente su tarea, sino que dejan rayas y marcas opacas.

La limpieza del aluminio, sea en marcos de ventanas, de puertas o en otras superficies, debe hacerse con los materiales apropiados (por ejemplo, paños suaves que no dejen pelusas) y elementos o productos naturales, no abrasivos. Además, el aluminio debe estar frío, y se debe repasar con movimientos suaves, sin demasiada presión al frotar.

Cómo limpiar utensilios de aluminio

Ya que estamos hablando del aluminio, también encontraremos este material en utensilios, mesadas y otras superficies de cocina. Para su mantenimiento y limpieza, lo primero que debemos hacer es higienizar en profundidad la pieza. Lávala con agua caliente del grifo y jabón de vajilla para eliminar el polvillo y las grasas. Repasa bien haciendo una leve presión, para asegurarte de retirar la grasa y el óxido que quede. Luego enjuaga, usando una esponja suave que no deje rayas. Escurre unos instantes y seca con un paño limpio. Si quedaran recovecos, detalles y zonas difíciles de alcanzar, utiliza papel de cocina e hisopos.

En el caso de los utensilios de aluminio que pudieran tener alimentos quemados adheridos, no los quites con esponjas duras, pues dejarían rayones en la superficie. Lo mejor será llevar un poco de agua a ebullición para que las burbujas de aire que se desprenden despeguen los restos de comida, y agrega una cucharadita de vinagre blanco o zumo fresco de limón para facilitar la labor. Hazlo tantas veces como prefieras, sin dejar que el líquido se evapore por completo. Luego, lava como explicamos anteriormente. Por cierto, también puedes seguir estos trucos para limpiar ollas quemadas.

Después de hacer estos procedimientos recuerda secar muy bien las superficies y objetos, para mantener el brillo y el mejor aspecto, y no dejes ácidos ni comidas porque irán dejando manchas con el paso de las horas.

"La limpieza del aluminio, sea en marcos de ventanas, de puertas o en otras superficies, debe hacerse con los materiales apropiados y elementos naturales, no abrasivos."

Para limpiar una mesada de aluminio, pásale un paño suave una vez al día, levantando los elementos que tengas apoyados allí, pues alrededor y debajo de ellos puede acumularse grasitud y suciedad que, con el tiempo, se irá asentando.

Con estos trucos tus ventanas de aluminio quedarán limpias y completamente brillantes, al igual que los utensilios de cocina y mesadas.