Cómo actuar en caso de una intoxicación

Ante una intoxicación, debemos mantener la calma y actuar rápido, y para eso debemos tener bien presente los pasos a seguir.

Qué hacer si sucede una intoxicación

Causas más frecuentes de intoxicación

Por mucho que hagamos para evitarlos, los accidentes ocurren, por eso tienes que estar preparada. Siempre ten en casa un botiquín de primeros auxilios bien equipado y a mano los teléfonos de emergencia, para que cuando el accidente se presente, puedas actuar con calma sabiendo que tienes todo lo necesario.

Cómo actuar en caso de una intoxicación
En caso de intoxicación lo primero que debes hacer es identificar qué ha ingerido tu niño y leer el envase o prospecto.

Una de las situaciones más complejas es la intoxicación. Las causas más frecuentes de intoxicación en el hogar se dan porque los niños comen o toman algún elemento de limpieza o insecticida, pero también ocurren porque nos equivocamos al darle un medicamento, el niño accede a la caja de remedios y los come, o porque alguno de los alimentos que comió estaba en mal estado.

Qué hacer en caso de intoxicación

Ante cualquiera de estas situaciones lo primero es identificar qué ha ingerido tu niño y leer el envase o prospecto, seguramente dirá lo indispensable que puedes hacer mientras alguien llama al servicio de toxicología del hospital, número que también figura en el envase, pero que conviene tenerlo en la agenda o en el botiquín.

Si tienes que llevarlo a la emergencia del hospital, lleva también el envase o prospecto del producto que haya ingerido para ayudar a los médicos a aliviar el problema.

Si la intoxicación se produjo por la inhalación de humo tóxico, esto puede ser por un incendio en tu hogar o un lugar cercano. Debes llevar al niño a un lugar al aire libre alejado del humo hasta que llegue la ambulancia.

Los síntomas de la intoxicación dependen del origen, pero hay ciertos síntomas que se repiten en la mayoría y que puedes reconocer fácilmente:

  • Dificultad para respirar
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor abdominal o de estómago
  • Irritación en la boca, la lengua o la piel
  • Aliento extraño
  • Pupilas dilatadas o contraídas
  • Dificultad para ver
  • Convulsiones, delirio o desmayos
'