Yoga para embarazadas

El Yoga durante el embarazo

Cuando pensamos en un yogui, imaginamos un delgado ser de completa paz, con las piernas ubicadas por detrás de la nuca en un ejemplo de flexibilidad. Pero lo cierto es que el Yoga es una actividad sin competencia, ni con los demás ni con uno mismo.

El nivel de avance de los ejercicios depende de la comodidad de cada persona, de su dedicación y sus condiciones particulares. Por eso, es la actividad favorita para ejercitar y fortalecer el cuerpo ante enfermedades y lesiones, en la tercera edad, y también durante el embarazo, pues no tiene tensiones, fuerzas excesivas ni posiciones incómodas para el abultado vientre.

En el embarazo, las posiciones y movimientos se adecuan al nivel de confort de cada persona. Se puede realizar los ejercicios en el piso o de pie, e incluso sentada en una silla, y se evitan las poses con el vientre hacia arriba o las piernas elevadas. En la futura mamá, esta práctica armoniza la mente, vence los temores, y centra nuestras energías en lo que es de verdad importante: nuestro bebé por nacer.

Beneficios del yoga en el embarazo

Particularmente en el embarazo, con el yoga notarás beneficios en todo tu ser. La piel se flexibiliza, permitiendo un mejor acomodo de los cambios en su forma y evitando así la formación de estrías y marcas, además de tensiones e incomodidad.

Los huesos y articulaciones se lubrican y fortalecen, ayudando a mantener el mayor peso de manera mucho más adecuada. Lo mismo ocurre con la columna, lo que minimiza los dolores e incomodidades en la parte baja de la espalda.

En cuanto a los órganos internos y sistemas, el corazón refuerza y estabiliza sus movimientos, en conjunto a las técnicas de respiración profunda que brindan una mayor oxigenación a la madre y también al bebé. Los intestinos, empujados hacia arriba por el abultamiento del útero, se acomodan y se evita el estreñimiento y las dificultades excretoras características del embarazo. Incluso el sistema nervioso encuentra un aliado en el Yoga: la mente se relaja, las energías se concentran, y se domina mejor las respuestas corporales y emocionales en la madre y, por consecuencia, también en el bebé.

Contraindicaciones del yoga en el embarazo

Salvo recomendación del médico por cuestiones particulares, el Yoga es beneficial para toda futura mamá. Las posiciones deben ser alcanzadas al nivel de comodidad de cada quien, colocando los miembros en las ubicaciones que le sean más placenteras (por ejemplo, separando un poco más las piernas o reposando sobre las caderas en los ejercicios de piso). Pero hay algunas posiciones que serán mejor evitadas en este tiempo, en especial las de fortalecimiento abdominal o las que requieren que dobles el vientre hacia delante, atrás o los lados.

Lo mejor es evitar las posiciones en las que el peso del vientre quede sobre el cuerpo, pues esto impediría tu respiración, y también las que te obliguen a permanecer tumbada boca abajo (como el inicio de la pose de la Cobra).

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Yoga para embarazadas, te sugerimos que visites nuestra sección Embarazo y maternidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social