Usos prácticos de la sal

Nuevas aplicaciones para la sal

A menudo nos encontramos con algunos alimentos y productos en casa que utilizamos para una serie de usos predefinidos, pero con el tiempo nos vamos dando cuenta de que sus posibilidades van mucho más allá de lo que pensamos.

Por ello vamos a dar algunos consejos y nuevas utilidades que podemos darle a un producto tan habitual en casa, la sal.

Tipos de sal

La sal es un producto mineral cuyo contenido esencial es el cloruro de sodio (o también cloruro sódico), que cuenta con la fórmula química NaCl, debido a que dispone de un átomo de cloro por cada átomo de sodio.

Fundamentalmente, podemos dividir la sal en cuatro grandes grupos, que dependerán del modo de obtención de la misma así como de los componentes que la forman.

Primeramente, la sal marina, que es la más conocida y habitualmente utilizada en todas las cocinas. Para conseguirla, no hay más que tomar una porción de agua salada y dejar que el agua se evapore, quedando la sal como único ingrediente.

Otro tipo es la sal de manantial, que es muy similar a la marina y hasta se obtiene del mismo modo. Seguidamente, tenemos la sal gema, que se obtiene del mineral llamado halita. Y por último, encontramos la sal vegetal, cuya obtención surge de hervir una planta que puede encontrarse en el desierto de Kalahari.

Pese a los distintos tipos de sal que podemos encontrar en el mercado, prácticamente todas cuentan con las mismas propiedades y pueden utilizarse indistintamente, especialmente para los trucos que vamos a ofrecer a continuación.

Nuevos usos para la sal común

Como dijimos, la sal puede utilizarse para muchos otros usos a los que no estamos acostumbrados. Por ejemplo:

  • Si añades un poco de sal a los huevos o a la nata antes de batirlos, verás que podrás hacerlo mucho más rápido y quedará mejor.
  • Una utilidad muy conocida de la sal es la eliminación del hielo. Si aplicamos un poco de sal al congelador que se ha llenado de hielo, veremos cómo se derrite. Esto se utiliza mucho para limpiar las carreteras después de las nevadas.
  • Si no quieres que el pavo o el pollo se seque, puedes añadir una buena cantidad de sal a la carne antes de cocinarla. Si la plancha está sucia, usa un poco de sal en un papel y pásalo en caliente para limpiarla.
  • Si las tuberías están algo atascadas, crea una solución de un litro de agua con media taza de sal. Suele funcionar bastante bien, salvo en casos en que el atasco sea muy grande.
  • Para limpiar las manchas de vino, aplica una buena cantidad de sal sobre la mancha y añade agua hirviendo lentamente.
  • Si no quieres que al cocer los huevos se rompa la cáscara, añade un poco de sal durante la cocción.

Si deseas leer más artículos similares a Usos prácticos de la sal, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social