Usos poco conocidos de la sal

5 usos poco comunes de la sal

Hoy en día, con problemas de salud e hipertensión por doquier, usamos cada vez menos sal en las comidas. Pero el cloruro de sodio es mucho más que un mero condimento que resalta el sabor de los platillos que comemos a diario; hay una gran lista de usos poco comunes de la sal que puedes aprovechar en casa.

Sal para quitar manchas

La sal es un buen astringente y absorbente de grasas y líquidos, por lo que uno de los usos poco conocidos es como limpiador.

Si ensucias tu ropa con aceite es habitual verter un poco de sal encima de la mancha, para que absorba el óleo residual. Pero también puedes usarla para eliminar manchas en la alfombra. Para ello, mezcla una parte de sal en 4 partes de alcohol medicinal, y frota sobre la suciedad para eliminarla.

Otra posibilidad es quitar manchas de sudor de tus playeras favoritas, mezclando un cuarto de taza de sal fina en un litro de agua caliente, y repasando la zona sucia con una esponja embebida en esta mezcla.

Limpiar maderas y cristales con sal

Las mesas de café suelen sufrir manchas de anillos de las tazas o bebidas calientes. Para eliminar estos testimonios, mezcla una cucharadita de sal con un poco de agua, para hacer una especie de pasta. Toma este preparado con un paño limpio y frota sobre la mancha de la madera hasta desaparecer.

En los cristales, especialmente en aquellos manchados desde hace buen tiempo, nada mejor que hacer una mezcla de un cuarto de taza de sal fina en 250 cc de vinagre blanco de alcohol. Deja en remojo las copas o el cristal que quieras limpiar a lo largo de la noche, y por la mañana, enjuaga con agua templada y seca con un paño suave.

Por último, para quitar manchas del interior de las tazas, como las de café, simplemente espolvorea con sal una esponja y frota por la zona sucia.

Sal para quitar malos olores

El calzado, en particular las zapatillas deportivas, suelen tener un olor desagradable luego del uso y con el paso del tiempo. Para refrescar su aroma, espolvorea sal en el interior del calzado y deja reposar toda la noche, para que se absorba la humedad residual y los malos aromas.

También en la casa puedes usar sal para eliminar el mal olor del fregadero y de las tuberías: vierte media taza de sal fina directamente en la tubería del desagüe, deja asentar un minuto, y luego haz correr agua fría.

¿Sabias que puedes refrescar tu aliento con sal?. Mezcla una cucharadita de sal fina y una cucharadita de bicarbonato de sodio en media taza de agua templada, y haz gárgaras con esta solución, para eliminar restos de comidas y desodorizar tu boca.

Sal para quitar los aguijones

Finalmente, el uso mágico de la sal: si te pica una abeja y deja allí su aguijón, humedece la piel en la zona de la picadura sin hacer presión (de hecho, sin tocar) y vierte sal en el área. Deja allí hasta que el aguijón salga por su cuenta, sin dolor ni presiones que empeorarían la situación.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Usos poco conocidos de la sal, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social