Usos Medicinales de la Cinta Adhesiva

Prácticos Usos de la Cinta Adhesiva

¿Sabías que hay muchos usos medicinales de la cinta adhesiva? Es que es un elemento liviano, resistente a la humedad, y que en verdad puede salvarte de muchas urgencias, especialmente cuando estés puertas afuera.

Siempre que vayas de acampada, de paseo, de fin de semana o hasta por algunas horas (como cuando vas de pesca o a recorrer los senderos agrestes) asegúrate de llevar contigo un rollo de cinta adhesiva. ¡Y ten en cuenta estos usos originales!

¿Qué tipo de cinta usar?

Para aprovechar los usos prácticos que veremos en esta nota, lo mejor será usar la cinta americana (puede que quizás la conozcas como “duct tape”, cinta tapa ducto, cinta plateada o multipropósito). Es la ancha, de color plateado metalizado o mate, y elaborada en base a un tejido de fibras que permite cortarla fácilmente, al tiempo que tiene buena adherencia a múltiples superficies pero que, a la vez, no daña los materiales ni la piel al retirarla.

Cómo tratar heridas con cinta adhesiva. Usos medicinales de la cinta americana. Prácticos usos del a cinta adhesiva en emergencias

© Depositphotos.com/tumsasedgars

Imagen 1. La cinta americana es la más adecuada para estos usos, pero ante una emergencia usa la que tengas a mano.

¿Alguna vez viste en una película hollywoodense esa cinta que se usa para cubrir la boca, envolver las manos, y hasta atar los pies de los sospechosos? ¿Has notado cuán fácil cortan los tramos, los adhieren y los quitan? Pues esa misma es la que recomendamos para estos consejos.

Estas cintas se venden prácticamente en cualquier mercado y tienda de reparaciones, construcción y de abarrotes. Pero si no la hallas en tu ciudad, aplica estos mismos consejos con la cinta adhesiva antialérgica medicinal (la que pareciera tener una textura de cuadritos que permite la ventilación) y, en el último de los casos, usa cinta adhesiva de embalar, y retírala con cuidado. Ten en cuenta que los adhesivos utilizados en estas últimas sí podrían irritar la piel o causar sarpullidos, pero ante una emergencia, úsala si es lo único que tienes.

Usos medicinales de la cinta adhesiva

Ten en cuenta estos usos de la cinta americana cuando estés de acampada, de paseo, en casa, en la oficina, ¡o cuando sea que tengas una urgencia!

Ampollas y lesiones de la piel: Todos conocemos lo molesto que puede ser tener una ampolla, y también la necesidad de seguir trabajando. Para estos casos tan solo enrolla un poco de cinta americana para formar un tubo, y dóblalo formando un anillo apenas mayor al tamaño de la ampolla. Coloca el anillo alrededor de esta, para aislarla sin dolor, y cubre todo con otro trozo de cinta. La mantendrás a salvo, lejos de roces y de suciedades, y ya no te molestará. También puedes prevenir su aparición cubriendo las zonas expuestas a roces antes de comenzar tu actividad.

Entablillados: Si estás de travesía y sufres un esguince, una distensión, una quebradura u otros problemas óseos o musculares, necesitas inmovilizar la zona. Para ello, intenta acomodar la lesión tanto como puedas (para que no provoque dolor), y luego fíjala en su lugar sujetando con cinta adhesiva, palos, ramas, cortezas de árboles o lo que sea que encuentres a tu alrededor, para evitar que la lesión se mueva. Ya con la quebradura, el esguince o la herida protegida, podrás buscar ayuda profesional.

Espinas y astillas: Si alguna vez has tenido espinitas de cactus o una molesta astilla, sabrás que necesitas quitarlas de inmediato para no perder la cabeza con ello. Y para hacerlo, nada como la cinta adhesiva.

Corta un trozo del tamaño adecuado, y con cuidado adhiere la cinta a la zona afectada, pegándola desde la piel y hacia la astilla o las espinas, pues de lo contrario podrías enterrarlas aún más. Cuando la cinta cubra la zona, presiona muy suavemente con la palma de la mano sólo si fuera seguro, y luego jala en la dirección contraria a la que haya entrado, para quitar todo junto con la cinta. Repite conforme sea necesario, cambiando la dirección del jalón para mejores resultados.

Cómo tratar cortes y heridas con cinta adhesiva

Si estás en el lado más salvaje de tu día, en medio del bosque o lejos de un botiquín y sufres un gran corte o una herida abierta, lo primero que necesitas hacer es detener la hemorragia e ir con un médico. Para ello, envuelve la herida con una playera limpia (un paño de cocina, una bufanda, ¡lo que tengas que esté limpio!) y enrolla luego con cinta americana. La presión ayudará a cerrar la lesión para detener la hemorragia y, al mismo tiempo, evitarás que quede en contacto con la suciedad del ambiente.

Otra manera de usar cinta adhesiva en heridas es ayudando a cerrarlas, casi como la sutura pero sin agujas. Primero, limpia y desinfecta, y verifica que no se requiera de otro tipo de acción. Luego, corta dos tramos de cinta más largos que la lesión, y adhiérelos en la piel, a los lados y sin tocarla.

Lo siguiente es cortar dos tramos más cortos, y unir perpendicularmente a las cintas ya adheridas, conectando sus extremos con algo de firmeza, de modo que se mantenga la piel cerrada. Imagina la forma de un símbolo de numeral (#), en el que las líneas horizontales van a los lados de tu herida, y las verticales acercan las primeras entre sí, para cerrarla.

Recuerda que la cinta americana es plástica, por lo que puede aislar las heridas del agua, la humedad, la suciedad y más. Si has sufrido un corte menor, cúbrelo con un trocito de papel sanitario u otro similar (para que no se toque con el adhesivo) y tapa todo con la cinta adhesiva, para hacer un apósito de emergencia muy práctico.

Quitar verrugas

Si tu médico de cabecera aprobara su eliminación mediante remedios “caseros” (como atarlas con un hilo o un cabello, y luego cortarlas con tijeras afiladas), prueba cubrirlas con cinta americana, frotar bien para permitir una mejor adherencia, y jalar en un tirón seco: las verrugas que tienen apenas una base de sujeción se desprenderán rápido y sin dolor. No olvides luego lavar y desinfectar la zona, sólo por seguridad.

También puedes cubrirlas con cinta y dejarlas así por una semana. Esto impide su subsistencia y, cuando quites la cinta, lo más probable es que la verruga haya muerto naturalmente.

¿Conoces otros trucos y usos prácticos de la cinta adhesiva? ¡Cuéntanos!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Usos Medicinales de la Cinta Adhesiva, te sugerimos que visites nuestra sección Primeros Auxilios.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social