Cuándo usar los electrodomésticos

Ahorro al usar los electrodomésticos

Los pequeños electrodomésticos son nuestros aliados y ayudantes en las tareas del hogar. Efectivizan nuestros procesos de cocción y preparación de alimentos, minimizan nuestras labores de higiene doméstica, y ciertamente nos facilitan la vida. Sin embargo, debemos saber cuándo realmente utilizarlos, para no incurrir en gastos extra a través del consumo de recursos, como el gas, la electricidad u otros.

En primer lugar, debes adquirir los electrodomésticos que necesites, y nada más. Si vives en un apartamento de 50 m2, una lustradora automática quizás será más un estorbo que un elemento de uso cotidiano. Puedes rentar o pedir prestada una lustradora una vez al mes o cada dos meses para reforzar el buen aspecto del hogar, pero es muy probable que no la utilices a diario, por lo que no llegarás a amortizar el gasto de su compra.

Lo mismo vale para los pequeños electrodomésticos en la cocina. Las procesadores, las batidoras eléctricas y las licuadoras son especiales, pues en pocos segundos llevan a cabo las labores que nos toman tiempo y esfuerzo. Sin embargo, sólo son de utilidad cuando preparas platillos para muchos comensales. Si tu hogar está compuestos por dos a tres personas, es probable que las compres y no las uses más que una o dos veces al mes.

Compras efectivas

Haz compras efectivas. Adquiere los electrodomésticos del tamaño o la capacidad adecuados según los comensales, y efectiviza la compra en aparatos de funciones múltiples. Las procesadoras manuales (llamadas mini-pimer) son ideales, pues se adaptan a muchas tareas diversas, y a cantidades pequeñas y grandes por igual.

Uso efectivo

Recuerda efectivizar el uso de los electrodomésticos. Utilízalos cuando te sean imprescindibles, para no incurrir en gastos de electricidad evitables. Aunque usar la procesadora sea más rápido y cómodo que pelar y cortar una o dos zanahorias, la carga de trabajo manual no suplantará al gasto eléctrico del aparato. Haz todo lo que puedas con tus manos, y deja el uso de los artefactos eléctricos para grandes volúmenes o para ocasiones sumamente necesarias.

Analiza el programa de uso, y adécualo a la tarea en cuestión. El lavarropas, por ejemplo, debe ser programado según la carga actual, en cada tanda de la colada o del lavado. Del mismo modo, utiliza el horno eléctrico, el horno de microondas, la vaporiera o el horno de pan con las funciones adecuadas a lo que estés preparando, para efectivizar su uso y optimizar su consumo.

Usa los electros de manera eficiente, responsable y a conciencia. Esto te permitirá ahorrar mucho en poco tiempo, que podrás dedicar para gastos más importantes o incluso para la actualización de tus equipamientos electrodomésticos.

Cuando busques el lugar físico para llevar a cabo el evento, ten en cuenta la cantidad de invitados menores de edad,
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Uso efectivo de los electrodomésticos para un buen ahorro, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social