Uso y Mantenimiento del Aire Acondicionado del Coche

Tips para Mantener el Aire Acondicionado del Coche

Una de las características especiales que podemos elegir en nuestro coche es el aire acondicionado. Se trata de un lujo al alcance de todos, que podemos disfrutar para mitigar el caluroso clima veraniego durante nuestros traslados tanto urbanos como rurales.

Pero se trata, también, de una prestación del coche a la que debemos dar cierta atención, utilizar a conciencia, y realizarle un mantenimiento adecuado para que siempre esté en impecable estado.

Consejos para Usar el Aire Acondicionado del Coche

Al igual que lo hacemos en el hogar, en el coche el aire acondicionado debe ser utilizado adecuadamente. Programar una temperatura interior del cubículo a 20°C puede sonar bien cuando estamos extenuados de calor, sin embargo, esto sólo hará que al salir del vehículo el calor exterior nos azote aún más duro. La temperatura ideal para el interior del coche es de entre 25°C y 27°C. Es un clima fresco y agradable, que nos cuida y protege contra las inclemencias del calor del verano.

Antes de encender el aire acondicionado abre las ventanillas del coche, para eliminar el aire caliente interno. Enciende el artefacto y deja actuar por uno a dos minutos, y recién entonces puedes cerrar las ventanillas. Recuerda prenderlo sólo cuando sea imperativo, pues su accionar exige mayor potencia del motor, obligando a un mayor consumo de combustible y gasto.

También recuerda apagarlo cuando el coche haya llegado a una temperatura adecuada, encendiéndolo por cortos períodos para ajustar el clima en los viajes largos. Apaga el sistema unos 5 minutos como mínimo antes de abandonar el coche, y recuerda dejar abiertos los conductos de aire, para aprovechar el frío residual.

Control y mantenimiento del aire acondicionado del coche

Debes realizar un control del aire acondicionado al menos una vez por cada estación climática del año. Comienza por hacerlo funcionar unos minutos por la tarde, antes de regresar a casa, o bien antes de comenzar con el control. Puedes hacerlo unos días antes, para hacer circular sus fluidos y activar el sistema. Esto también evitará que se resequen los conductos.

Para realizar el control y mantenimiento del aire acondicionado, levanta el capot y limpia el radiador como primer paso. Límpialo por fuera con agua tibia, ábrelo y revisa el nivel del líquido refrigerante, y luego chequea minuciosamente los conductos y mangueras (también sus terminales y conectores o abrazaderas) para asegurarte de que estén en buen estado. Revisa también las correas, asegurándote de que estén bien firmes.

Si notas algo suelto, ajústalo. Si algo está reseco o deteriorado, cámbialo. Estas simples revisiones pueden hacer la diferencia en el buen funcionamiento de tu aire acondicionado.

Para finalizar la tarea, enciende el coche y el aire por algunos minutos, comprobando su buen funcionamiento y capacidad refrigerante. Revisa el nivel de carga del gas del aire acondicionado. Si cuentas con las herramientas y conocimientos puedes hacerlo tú, pero te recomendamos encomendar la tarea a un profesional especializado.

Este trabajo para mantener el aire acondicionado del coche puede ser realizado una vez por año o cada dos años, e incluso cada tres, dependiendo del uso que le des a este accesorio en tu vehículo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Usar y Mantener el aire acondicionado del coche, te sugerimos que visites nuestra sección Autos y transportes.

Esta nota te fue útil?

15 valoraciones. El 100% dice que es útil.