Cómo usar trozos de madera para hacer nuevos objetos

Transformar trozos de madera en nuevos objetos

A muchos nos ha sucedido: por cuestiones de costos, compramos planchas de madera completa, y luego las cortamos en función de nuestras necesidades. Esto conlleva la acumulación de restos de maderas, que tenemos a disposición para utilizar en otros numerosos proyectos.

También, quizás te haya sucedido que un mueble o una estructura de madera ha sufrido algún daño en una de sus partes, dejando las demás a disposición de uso, o dejando toda la estructura para ser reparada con un nuevo agregado. En ambos casos, puedes dar uso a tus piezas de madera disponibles, aprovechándolas, mezclándolas y acondicionándolas para ponerte manos a la obra.

Ideas para utilizar trozos de madera en desuso

Lo ideal es que, en la fabricación o el armado de alguna estructura, usemos el mismo tipo de madera. Pero si tienes listones y tablas de diversas maderas (de pino, aglomerados, fibrofácil, MDF, álamo, sauce y otras), también puedes crear buenas piezas. Sólo debes saber usarlas y acondicionarlas apropiadamente para la estructura en cuestión.

Las maderas más pesadas deben ir en la parte inferior o más baja del mueble, si se trata de un mueble de pie o vertical. En el caso de modulares o estanterías bajas, las maderas más pesadas deben conformar la plancha de base o los laterales, dejando maderas más livianas para ser usadas como estantes horizontales. Estas dos maneras de disponer las maderas según el peso permitirá que la nueva pieza a crear tenga mayor estabilidad, evitando que se balancee o que caiga.

Al unir las maderas, procura que posean anchos o espesores similares. Los cortes han de ser rectos y prolijos, para lo cual puedes ayudarte con papel de lija en torno de un taco de madera. Así, las uniones serán prolijas.

Al unir distintas maderas, lávalas o despójalas de restos de pintura o barnices, también de lustres y pátinas, y líjalas adecuadamente. Luego, une y sujeta las piezas con cintas y sargentas o morsas, y adhiere con cola de carpintero.

Con la ayuda de un taladro o usando tornillos autoperforantes para madera, une las piezas (ya pegadas con cola de carpintero) con tornillos y tuercas. Usamos estos tornillos, en lugar de clavos, ya que pueden ser ajustados ante solturas que se produzcan con el uso de la madera. Además, las estrías de los tornillos permiten una mejor fijación de la madera, del tipo que sea.

También puedes encastrar las maderas antes de pegarlas y atornillarlas. Para ello, practica cortes dentados (como un zigzag de partes rectas, en ángulos de 90°) en los extremos de ambas maderas. Asegúrate que estos dientes posean el mismo tamaño y luego, con gran facilidad, encastra uniendo las piezas, colocando los "dientes" de una en las "hendiduras" de las otras maderas. Recuerda reforzar con cola de carpintero, y sujeta con tornillos en las esquinas si fuese necesario o posible.

Recuerda, finalmente, dar un buen acabado a la pieza, pintando con fondo blanco para madera y luego con el color deseado, para ocultar las diferencias en las vetas de la madera.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo usar trozos de madera para hacer nuevos objetos, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
14 valoraciones.
El 64% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social