Cómo usar el té para aliviar síntomas comunes

Propiedades del té

El té es una de las infusiones más consumidas en el mundo entero, y es una de las estrellas de muchas culturas orientales. Y no es para menos: además de su exquisito sabor y de sus numerosas posibilidades provenientes de su gran versatilidad de consumo, resulta también en un gran aliado para nuestra salud.

Existen muchas variedades de plantas de té, y de formatos de presentación comercial. Entre las más consumidas, encontraremos el té negro, el té verde, el te rojo y el denominado oolong.

Sin importar su variante, el té es ideal para elevar el ritmo cardíaco debido a su contenido de alcaloides, similares a la cafeína. Aunque no se recomienda un consumo que exceda las dos tazas diarias por parte de embarazadas, madres con bebés lactantes y personas que sufran de úlceras y otros males estomacales o cardiopatías o hipertensión, es una bebida que podemos disfrutar en su justa medida en todo momento.

Cómo usar el té para aliviar malestares

Té negro Se elabora fermentando y asoleando hojas de té. El té negro es rico en taninos y es un buen astringente, ideal para degustar amargo o con miel. Es una infusión ideal para combatir la diarrea, y también para aliviar y eliminar las intoxicaciones alimenticias.

Quienes han abusado del alcohol la noche anterior encontrarán en el té negro a un gran aliado, pues es muy útil para aliviar la resaca y sus síntomas.

También podemos usar las hebras o las hojas de té negro en empastos y compresas, en especial para disminuir hinchazones y enrojecimientos o ardores producidos por un exceso en la exposición solar.

Té rojo Se elabora con una doble fermentación y es rico en alcaloides. El té rojo resulta ideal para las dietas, para controlar el sobrepeso, y para bajar los niveles de colesterol malo. Es un buen elemento para la digestión, facilitando este proceso, y es un excelente antioxidante.

Té verde Se elabora tostando las hojas al sol. El té verde es muy rico en fluoruros, un gran aliado para el sistema inmunológico, y es un antioxidante natural ideal. Se le han reconocido, incluso, propiedades anti-tumorales, y es también un anti-inflamatorio y anti-pruriginoso natural muy efectivo.

Podemos beberlo sin endulzar luego de cada comida para amenizar la digestión y prevenir las caries, y es muy apropiado para quien convalece de una enfermedad, ya que estimula el sistema defensivo del cuerpo. Sus hojas pueden ser remojadas y utilizadas en compresas para aliviar picaduras de insectos y heridas leves.

Té Oolong Se elabora con hojas parcialmente fermentadas, resultando rico en compuestos fenólicos, un gran aliado para bajar los niveles de colesterol malo, impidiendo su absorción. Por ello, muchos eligen el té Oolong para beberlo luego de las comidas, en especial de aquellas muy pesadas. También se lo bebe para prevenir males relativos al sistema circulatorio u otras, tales como la arteriosclerosis.

Té blanco Es muy bajo en cafeína, alivia el cansancio tanto físico como mental. El té blanco es beneficioso para la circulación, oxigena la piel, mejora las defensas del organismo y tiene un gran poder antioxidante.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo usar el té para aliviar síntomas comunes, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social