Un baño purificador para año nuevo

Con la llegada de un nuevo año las energías se renuevan. Este baño te permitirá eliminar la negatividad de estos meses y comenzar la nueva etapa completamente renovado.

Un baño purificador para año nuevo

Baños purificadores para la nueva etapa

El comienzo de un nuevo año es una oportunidad para renovar nuestras energías, limpiarnos de lo negativo, dejar lugar a todo lo bueno que la vida misma tenga para convidarnos. Hoy queremos proponerte una limpieza que te ayudará a quitar lo negativo, para comenzar el nuevo ciclo con el espíritu activo y la vitalidad renovada.

Beneficios del baño para renovar energías

  • El baño es mucho más que un acto de higiene corporal. Cuando has tenido un mal día, una jornada saturada de preocupaciones y tensiones o cuando has hecho labores físicas que te han dejado extenuado, un baño caliente te hace recuperar el buen humor.
  • Si estás triste, la ducha te reanima. Si estás enfermo, te ayuda a restablecer la salud. Y con el mismo precepto, hoy proponemos un baño purificador de energías y de vitalidad, para que realices el primer día del año y te prepares para uno lleno de buenas noticias, sonrisas y felicidad.
  • Y aunque la idea inicial es hacerlo para año nuevo, también podrás beneficiarte de este procedimiento en cualquier momento, cuando lo sientas necesario.
  • Estos baños purificadores o "de descarga" inicialmente se realizaban en aguas naturales, de preferencia saladas como la de mar. La vibración de estas aguas ayudan a modificar nuestro propio campo vibracional y animan nuestras energías, renovándolas, liberando las tensiones y las angustias, y dejando sitio suficiente para acumular sólo positividad.
  • Igualmente podemos hacerlos en casa, aprovechando la bañera o una tina pequeña, lo suficientemente espaciosa como para poder recostarnos o sentarnos dentro, cómodos y relajados.

Baño purificador de año nuevo

Ya pasada la cena, el festejo y de haber tenido un buen descanso, respira profundamente en el primer día del año y disfruta de las energías renovadas que hay en el ambiente.

Un baño purificador para año nuevo
Un baño purificador para año nuevo

© Depositphotos.com/poznyakov

"Aunque la idea inicial es hacerlo para año nuevo, también podrás beneficiarte de este baño en cualquier momento, cuando lo sientas necesario."

  • Luego de almorzar liviano, o un rato antes de irte a dormir, prepara la tina colocando un buen puñado de sal gruesa, marina si es posible. Al verterla, hazlo en forma de cruz, sin revolver.
  • Agrega unas gotas de aceite esencial de sándalo, de lavanda, o de una esencia floral de tu preferencia, y si quieres también añade pétalos o flores de lavanda, rosas o jazmines. Incorpora el agua caliente, para que mezcle los componentes.
  • Mientras se llena la tina, enciende una varilla de sahumerio con el aroma y color que más te guste (es importante, pues no nos concentramos en sus propiedades sino en el bienestar de tus sentidos) y una pequeña vela de color blanco o violeta. Apaga la luz artificial, si estuviera encendida, y entra al agua para relajarte por completo, dejando la cabeza y el rostro por fuera.
  • Canta una canción que te guste, piensa en un poema, o simplemente recuerda lo bueno sucedido en el año anterior, y lo bueno que te sucederá en este que comienza. Siéntete un ser lleno de luz, protegido por las bondades de la vida y del universo, merecedor de buenas energías y de felicidad. Respira lentamente, bien profundo: cada bocanada inhalada captura lo negativo, y cada exhalación la retira de tu ser.
  • Cuando te sientas listo retira el tapón de la tina, y deja que el agua se vaya contigo allí dentro. Siente cómo el agua va llevando lo malo y lo negativo.
  • Cuando se haya vaciado por completo, lentamente ponte de pie, deja que el agua se escurra de tu cuerpo sacudiendo las extremidades: son las últimas reminiscencias de negatividad de tu ser.
  • Al salir de la tina nota tu nueva energía positiva. Sécate con golpecitos suaves y una toalla blanca, que luego bien podrías botar si así lo prefieres. Si aún está encendida la vela, sóplala suavemente para apagarla, y volverla a usar la siguiente vez que quieras purificar tus energías con este sencillo baño.