Cómo comer bien por poco dinero

Trucos para ahorrar y alimentarse bien

No es más que un secreto a voces: la mejor manera de ahorrar, es minimizando el gasto y el desperdicio. Aunque suene por demás simplista, es una gran verdad. Allí es donde reside la diferencia entre “barato” y “económico”: debemos buscar rendimiento con pocos recursos, adquiriendo lo justo y necesario para evitar el desperdicio, y aplicando diversas técnicas para maximizar el rendimiento de nuestras acciones, incluyendo los platillos que consumimos a diario.

Hay muchos pequeños trucos de cocina que hacen que un plato regular y cotidiano se vuelva en una verdadera delicia propia de la más alta gastronomía. Y lo mejor es que no necesitamos gastar una fortuna para ello: si buscas algo de ingenio y algunos consejos de abuela, verá que es sencillo crear menúes variados, sabrosos y, por sobre todo, rendidores, tanto en las porciones, como en su precio.

El ingenio y la cocina se llevan de maravilla. Debes buscar las combinaciones más adecuadas que te permitan hacer platos rendidores, pero sabrosos. Ya sea según los designios de alguna dieta en particular, o bien por cuestiones de gusto, debes combinar alimentos y componentes para cocinar con menos gastos.

Cómo aprovechar mejor el queso

Por ejemplo, una simple tarta es un platillo generalmente económico, pero puede serlo aún más cuando le agregas algunos detalles. Utiliza quesos en hebra en lugar de quesos rallados, para que al cocinarse ocupen mejor el espacio y se entremezclen mejor con los demás ingredientes. Aprovecha las bondades del queso blanco o del queso untable, pues logra aumentar el rendimiento casi de cualquier alimento.

También las salsas pueden verse enormemente beneficiadas del queso blanco. Lograrás salsas más livianas, sabrosas y, en especial, rendidoras, sin gastar de más y sin multiplicar la cantidad de ingredientes de la receta para lograr la cantidad necesaria.

Mayor rendimiento con frutas y verduras

Aprovecha las frutas y verduras para aumentar las porciones de un platillo de base. Complementa con cubos de patatas o de batatas (camotes o patatas dulces), con cubos de manzana verde (en platos dulces y también salados) y con cubos de piña o ananá para complementar tus salsas para carnes, el relleno de tus albondigones, o incluso tus ensaladas.

Cómo aprovechar las sobras

Tampoco desestimes las sobras. Los sobrantes de alimento que quedan en la heladera son ideales para lograr tartas, rellenos, complementos de salsas y ensaladas mixtas con gustos de lo más variados. Mezcla aquellos que consideres apropiados: fracciona en cubos el pollo restante, corta los espárragos que quedaron de la noche anterior y sofríelos, agrega esa rodaja de piña que quedó en el frasco, mézclalos con algunas deliciosas hojas verdes y cubos de queso de sabor suave, y harás una ensalada en verdad deliciosa, sin gastar más que unas monedas.

Para ahorrar y comer bien, sólo debes ponerte en acción, aprovechando todos los recursos que puedas sin sacrificar gustos. Procura cocinar a diario para aprovechar los sobrantes, y no compres más de lo que necesitas, para evitar el desperdicio. Esto ayudará, y mucho, a tu plan de economía doméstica.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Trucos para aprovechar mejor los ingredientes saludables en tu cocina, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social