Ahora comprando en cantidad

Ahorro en compras en cantidad

El congelador o freezer es uno de tus mayores aliados para ahorrar en la compra de comestibles, y también para simplificar tu vida en lo que respecta a planificar el menú semanal o mensual para toda la familia. Hoy te proponemos aprovecharlo al máximo, y utilizar eficientemente esta herramienta moderna que le dará mucho más orden a tus días.

Compra en bultos

Comprar alimentos en bulto es una gran manera de ahorrar. En las tiendas mayoristas podrás conseguir descuentos ejemplares si, en lugar de un paquete de pastas secas compras la caja de 10 paquetes. Todos los alimentos que sean no perecederos, o que tengan una vida útil sin caducidad de dos o más años (como los granos, algunos enlatados, las pastas secas, los vinagres, los encurtidos y muchos más) pueden conservarse a la perfección en los sitios donde no interrumpan el uso de los ambientes del hogar, como una alacena, el sótano, en cajas plásticas en el garaje y en muchos sitios más.

Compra más y ahorra en los frescos

Por su parte, los alimentos frescos comprados “en bulto” también te permitirán ahorrar por cantidad, y hasta aprovechar algún descuento extra de la tienda, de tu tarjeta de crédito o los productos de estación que se ofrecen a precios mínimos.

Al ir a hacer las compras, piensa en los platillos que podrás hacer con estos alimentos. Compra todos los frescos que necesites de preferencia el domingo por la mañana, el sábado a última hora, o cuando puedas liberar una tarde para prepararlos.

Haz los macerados, amasados y todo lo que se te ocurra para preparar estas comidas. Cocina todo en la misma tanda, de modo de optimizar el uso del horno y su consumo de gas o de electricidad. Luego, deja enfriar tanto como puedas, y colócalos divididos en porciones individuales (o para dos personas, si fuera así más conveniente en tu familia), utilizando separadores de congelador o papel film para evitar que las comidas se peguen, en contenedores plásticos reutilizables, contenedores descartables (estos son los menos recomendables), o también dentro de paquetes de papel aluminio o de bolsas para el congelador.

Colócales una etiqueta que indique qué comida es, y cuándo lo cocinaste para saber cuándo es el tiempo máximo de guarda en frío. Ponlos en el congelador siguiendo un criterio bastante práctico: atrás, o abajo, las comidas que tengan mayor tiempo disponible para guardar en frío, y adelante o en la parte superior los que puedas conservar por menos tiempo, o los que ya hayas cocinado y congelado en una tanda previa, y cuya fecha límite de consumo se aproxime antes de los que acabas de preparar.

A la hora de disfrutar de estas comidas más económicas, y para potenciar tus ahorros, evita descongelar en el microondas y, en cambio, sólo ponlos la noche anterior o a primera hora de la mañana en la nevera, para que se descongelen naturalmente sin gastar ni un centavo extra.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Trucos para ahorrar comprando en cantidad, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social