Cómo trocear un pollo

Trocear un pollo parece cuestión simple, pero para quien no lo ha hecho nunca antes, puede ser una tarea bien engañosa. En esta nota aprenderemos la técnica para trocear un pollo de la manera más provechosa y adecuada. También, claro, puedes aplicar estas reglas para trocear o dividir en piezas cualquier ave, y así preparar deliciosas recetas en porciones de tamaños adecuados.

Cómo hacer para trocear correctamente un pollo

Para trocear el pollo, comenzamos por lavarlo y retirar de su interior las vísceras. Recuerda lavarlo también por dentro con agua apenas templada. Luego, deja escurrir el agua del lavado, e incluso puedes secarlo con un paño limpio, para facilitar el corte. Utiliza un cuchillo bien afilado y de buena calidad.

Con la técnica que aprenderemos a continuación, obtendremos ocho piezas o porciones en total, incluyendo: dos alas, dos patas, dos pechugas carnosas, y dos muslos. También obtendremos un rancho prolijo, es decir, la osamenta del ave, que podremos utilizar para saborizar caldos y bases de cocción.

Cómo hacer el corte de las patas

Lo primero a retirar son las patas. Coloca el pollo con la pechuga hacia arriba, y mueve las patas. Determina dónde está ubicada la coyuntura, es decir, la articulación de la pata. Haz un corte prolijo, insertando allí el cuchillo en punta, y luego cortando la piel. Esto te permitirá retirar la pata entera, sin astillas del hueso. También puedes girar la pata, tomándola por el extremo, hasta sentir que la coyuntura se separa. Luego, simplemente corta la piel y finaliza la división con la punta del cuchillo, si fuese necesario.

Cómo hacer el corte de las alas

Con una técnica similar retirarás las alas, haciendo un corte apenas más profundo hacia el interior de la pechuga, a unos 2 a 3 centímetros, dependiendo del tamaño del ave. Así, podrás retirar el ala entera, sin desperdicio de carne. Una forma efectiva de cortar las alas del pollo es colocar el ave apoyada sobre su pechuga, y moviendo las alas hacia fuera y atrás, para dislocar las alas. Esto dividirá la articulación incluso antes del corte, y determinará la zona óptima para cortar y evitar el malgasto de carne.

Cómo hacer el corte de las pechugas

A continuación, vamos a dividir la pechuga. Para ello, coloca el pollo apoyándolo sobre su extremo superior (donde iría la cabeza). Obsérvalo con cuidado: por dentro podrás ver una línea imaginara a cada lado, donde no hay costillas ni huesos. Con el cuchillo bien afilado, practica cortes hacia abajo, separando ambas partes del pollo: la pechuga y la zona de la espalda.
Para dividir la pechuga, simplemente haz presión pareja para quebrar los huesos. Luego, coloca el cuchillo con algo de punta, para retirar la carne de las pechugas (las "supremas" de la parte huesuda conocida como "rancho"). Finalmente, sólo resta dividir la zona de la espalda del pollo, siguiendo la forma del ave, bordeando los huesos para tomar el máximo provecho de la carne.

Cómo hacer los cortes para trocear un pollo

Es muy importante hacer cortes certeros, como un golpe, separando el ave por las coyunturas o articulaciones. No cortes los huesos, pues se astillan fácilmente, pudiendo quedar espinas en la carne.

En este video puedes ver paso a paso cómo trocear un pollo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo trocear un pollo, te sugerimos que visites nuestra sección Carnes Blancas.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social