Cómo Tratar a los Empleados según la Personalidad

Claves para Tratar a tus Empleados

Para tratar a los empleados según la personalidad no hace falta que te conviertas en su mejor amigo y le hagas preguntas personales, pero si tener en cuenta algunas cuestiones que pueden ayudar a mejorar el día a día en el negocio. Recuerda que lo importante es que todos se sientan lo más a gusto posible y den lo mejor de si.

Los dos grandes grupos, extrovertidos e introvertidos

En la mayoría de las empresas se divide al personal en dos grandes grupos: los extrovertidos (que no tienen problema en hablar ante otros, ir a reuniones, congresos, etc.) y los introvertidos (que prefieren hacer el trabajo más recluidos o en solitario). Pero esta agrupación es un poco extensa como para poder tratar a los empleados según la personalidad. 

Consejos para tratar con empleados extrovertidos e introvertidos. Consejos para tratar a empleados según su tipo de personalidad

© Depositphotos.com/minervastock

Imagen 1. Los empleados extrovertidos son ideales para la atención al público debido a su personalidad.

A simple vista es fácil determinar quiénes son extrovertidos o introvertidos por sus acciones. Por ejemplo, los primeros estarán rodeados de gente, buscarán temas de conversación en el coffee break o sugerirán hacer una junta para que todos expongan sus puntos de vista. Los segundos, en cambio, serán los que se coloquen detrás de todo en las reuniones o en un rincón tomando notas, y nunca hablarán en público a menos que sea estrictamente necesario.

Más allá de ello puedes conocer un poco más sobre cada empleado entrando en contacto con ellos. Esto es tarea de un gerente o un supervisor, pero también del dueño de la empresa. En las compañías pequeñas y medianas es más sencillo porque son menos empleados, por lo tanto si tienes una pyme aprovecha esa condición.

Cómo tratar a los empleados introvertidos

Para poder conseguir que todos mejoren su rendimiento y la producción aumente es preciso tratar a los empleados según la personalidad. En el caso de los introvertidos o tímidos, estas acciones pueden ser de mucha utilidad:

Dales más tiempo para pensar: No quiere decir que no tengan la capacidad para solucionar un problema en el momento, pero es probable que su timidez no les permita pensar con claridad. Los empleados introvertidos trabajan mejor cuando están solos en su escritorio u oficina y no cuando todas las miradas apuntan hacia ellos en una junta.

Permite que tengan su espacio: Los estímulos excesivos o las presiones continuas son algo sofocantes y contraproducentes. Sería bueno que tengan su oficina apartada del resto, no para aislarlo de los demás, sino para que tenga un espacio tranquilo y privado donde refugiarse cuando lo necesite.

Planifica reuniones personales (o poco multitudinarias): Se cree que los introvertidos tienen más energía por las mañanas. Por lo tanto se recomienda organizar las reuniones apenas comienza la jornada laboral. Además, sería bueno que en lugar de citar a muchas personas lo hagas con sólo un puñado de trabajadores. Así no se sentirán tan abrumados.

Respeta los silencios: No esperes que un introvertido se lo pase hablando, sino todo lo contrario. No lo presiones para que diga algo en una reunión. Evita tenerle miedo al silencio, y cuando tome coraje a expresarse en público, que nadie lo interrumpa.

Busca el “feedback”: En vez de esperar a que espontáneamente hablen o discutan sobre una tarea o proyecto puedes esperar a que termine la reunión y hablar personalmente con cada uno. Da la oportunidad de que digan lo que piensan, abiertamente.

El trato con empleados extrovertidos

Quizás creas que para este perfil de trabajador no hace falta incentivarlos porque tienen la capacidad de reunirse o hablar sin problemas. Sin embargo, siempre puedes motivarlos a que sean más eficaces. Presta atención a estos tips:

Asígnales trabajo en equipo: Eso les encanta y los hace trabajar con una sonrisa de oreja a oreja. Los extrovertidos se sienten a gusto desempeñando tareas grupales, harán “lluvias de ideas”, juegos o lo que sea para exprimir al máximo a los demás (en el buen sentido del término). Debes evitar que dominen todas las actividades o las discusiones.

Permite que se expresen: Para desarrollar su pensamiento esta personalidad necesita hablar.... y hablar.... y hablar. Consigue aumentar sus habilidades dejando que hablen en las reuniones. Igualmente sería bueno que no sean el centro de atención todo el tiempo.

Trabaja desde el lenguaje corporal: Tal vez no se den cuenta, pero los extrovertidos responden muy bien a los movimientos no verbales. Ten en cuenta tus expresiones, tu tono de voz y la forma en que te sientas o colocas frente a ellos.

Comprende sus niveles de energía: Agenda reuniones recordando que quizás se extiendan un poco. Este tipo de trabajadores no se cansa nunca de dar nuevas ideas, intervenir con sus opiniones y son los primeros en pedir más tiempo para seguir dándole forma a una tarea o proyecto.

Permite que interactúen: Los extrovertidos son mejores en puestos como atención al cliente, venta personalizada, dirección de equipos, contacto con proveedores, en reuniones, convenciones, congresos, etc. ¡Aprovecha esa virtud para ofrecerles trabajo de campo!

Llevando a cabo estos consejos podrás tratar a tus empleados según su personalidad y desarrollar al máximo las habilidades de cada uno.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Tratar a los Empleados según la Personalidad, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social