Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano

El Síndrome del Túnel Carpiano es cada día más habitual en nuestros tiempos. Analicemos sus causas, tratamientos y algunos consejos para su prevención.

Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano

Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El Síndrome de Túnel Carpiano es una molesta condición en la muñeca y base de la mano, producida por un aumento en la presión sobre el nervio mediano. Éste queda atrapado y se produce como consecuencia insensibilidad en la muñeca y la mano, sensación de hormigueo, y dolor en toda la zona. Puede tener las causas más diversas, y sea cual fuere su raíz, hay mucho que puedes hacer para aliviar sus síntomas.

Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano

Lo primero es identificar el síndrome y su causa, pues si se debiera a otras condiciones y enfermedades, la cura de ellas puede ser la solución. Estas incluyen gota, artritis, hipotiroidismo, diabetes y muchas más, por lo que el tratamiento etiológico y la correcta diagnosis es el primer paso a tomar, con la compañía del médico profesional en la consulta.

Tratamientos médicos

Ya bien diagnosticado el síndrome del túnel carpiano bajo tutela del médico, se puede recurrir a antiinflamatorios esteroides o no esteroides, reposo, uso de férulas y analgésicos. Luego, los tratamientos quirúrgicos son el último recurso, tras intentar los demás alternativos.

Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano
Tratamiento para el síndrome del túnel carpiano

"Ya bien diagnosticado el síndrome del túnel carpiano bajo tutela del médico, se puede recurrir a antiinflamatorios esteroides o no esteroides."

Para ello, se procede a liberar el nervio apresado mediante cirugía, acompañado de relajantes musculares y desinflamatorios previo y posterior a la intervención, para aliviar las molestias y los dolores. Sólo se recurre a esta solución cuando las molestias perseveran por 12 meses, o cuando la condición es grave. Aunque la cirugía para curar el síndrome del túnel carpiano es una solución práctica y efectiva, se debe cumplir con un postoperatorio que puede tener sus propias consecuencias, además de ser molesto.

Tratamientos alternativos

  • Prueba con baños de agua caliente y agua fría para aliviar las molestias: primero, sumerge la zona afectada en agua caliente, para aliviar los músculos y facilitar la relajación durante 20 minutos. Después aplica frío en bolsas de hielo secas, o sumerge la zona en agua bien fría durante otros 20 minutos para facilitar la circulación sanguínea y ayudar a la descompresión, desinflamando la zona. Repite tantas veces como quieras, y cada vez que sientas la molestia.
  • Hay quienes encuentran que dormir con los brazos elevados (posados sobre cojines, por ejemplo) alivia las molestias, favorece la circulación, ayuda a desinflamar y a liberar líquidos retenidos.
  • Los movimientos circulares pueden aliviar también los síntomas del síndrome del túnel carpiano. Estira los brazos (no del todo) a la altura de tu corazón, gira las muñecas primero en sentido de las agujas del reloj, y luego en sentido contrario. Cinco vueltas hacia cada lado podrían ser suficiente, aunque puedes repetir a placer. Finaliza sacudiendo las manos (como si estuvieras quitándoles el agua) para aliviar la presión, suavemente. También, imitar los movimientos de tocar el piano o escribir en el teclado, en el aire, puede ayudar a quitar la presión y activar la circulación de la zona.

Cómo prevenir el Síndrome del túnel carpiano

Alimentación, relajación, hidratación son los tres consejos principales que te ayudarán a prevenir numerosos males y condiciones, entre ellos el síndrome del túnel carpiano. Pero específicamente para esta condición, sigue estos consejos:

"Los movimientos circulares de muñecas y brazos pueden aliviar los síntomas del síndrome del túnel carpiano."

  • Evita las posiciones incómodas en las manos y muñecas al realizar tus labores, cuales fueran. Usa apoyos de muñecas para el teclado o el mouse, y apoya los codos o antebrazos para evitar la tensión en la zona.
  • Adapta tus herramientas y materiales para evitar hacer demasiada presión o mantener posiciones incómodas, ayudando a que tus brazos, muñecas y dedos tengan siempre una pose natural.
  • Da variedad a tus movimientos, para facilitar la circulación sanguínea. Si la tarea es repetitiva, cada 10 a 15 minutos gira tus muñecas y sacude las manos durante un minuto.
  • Si usas herramientas manuales o electrodomésticos, evita que vibren afirmándolos bien sobre la mesa de trabajo. Si no puedes, úsalos en lapsos de diez minutos y descansa durante un tiempo, moviendo las muñecas y manos.
  • Cuida siempre de tu salud, evita el sobrepeso y los vicios, y procura practicar un deporte o ejercicio para mejorar tu circulación, liberar toxinas, fortalecer los músculos y mejorar tus condiciones generales.