Cómo Trabajar por Cuenta Propia

Razones para Trabajar por Cuenta Propia

Son muchas las razones por las cuales una persona puede empezar a trabajar por cuenta propia. Por ejemplo, la libertad de ser su jefe y de ganar lo que se desea son las más importantes. Pero también están los que cambian su empleo “seguro” por aventurarse en un proyecto personal, porque desean subir más peldaños de los que la empresa les ofrece.

Trabajar por nuestra cuenta no quiere decir que nos pasaremos todo el día acostados o que dejaremos de ser profesionales. Todo lo contrario, necesitamos ser estrictos con nuestras tareas para cumplir con todos los clientes. ¡No hay que olvidar que nadie estará detrás diciéndonos qué hacer!

El control del tiempo y ser lo más eficaz posible son dos de las cuestiones más problemáticas entre aquellos que recién empiezan a trabajar por su cuenta. A su vez, es imprescindible contar con las herramientas necesarias y una agenda con la que organizar cada jornada. ¡Y no olvidar la cuestión finanzas y cobros!

Claves para ser freelancer y trabajar por cuenta propia. Cómo ser tu propio jefe y trabajar por cuenta propia.

© Depositphotos.com/apid

Imagen 1. Ser bien organizado en cuanto a tareas y finanzas es clave para poder trabajar de manera independiente.

7 consejos para trabajar por cuenta propia

Más allá de los motivos que te hayan hecho dejar tu empleo en una oficina para pasar a ser tu propio jefe, lo cierto es que la independencia o autonomía no son para cualquiera, o al menos, hay que estar preparado. Presta atención a los siguientes consejos para trabajar por nuestra cuenta:

1. Elige bien a tus clientes: Al principio aceptarás cualquier oferta de trabajo porque no puedes darte el lujo de ser demasiado selectivo, pero una vez que hayas conseguido cierta experiencia o reputación en el medio no sólo puedes elegir con quien trabajar, sino también cuánto cobrar. El primer mes puedes trabajar con un adelanto del 50% y no mantener a los clientes que no pagan en tiempo y forma por tus servicios, o también trabajar sólo con recomendaciones o con cierto tipo de cliente, eso lo deciden tú.

2. Haz contratos por escrito: Cada vez que consigas un cliente nuevo puedes darle un marco más profesional a tu trabajo. Ese contrato será bueno para ambas partes porque se especificarán ciertas cuestiones importantes tales como paga, actividades, obligaciones y derechos de cada uno, entregas, expectativas y todo lo que consideres hará que tengas una excelente relación con tu cliente. No es nada legal o que tengas que pagar por ello, simplemente una tranquilidad para ti y la otra persona o empresa.

3. Pide un anticipo para comenzar a trabajar: Uno de los consejos para trabajar por cuenta propia cuando recién consigues un cliente es solicitar una parte del pago antes de empezar. De esta manera protegerás tus ingresos y tus intereses. Puede ser del 50% para cubrir ciertos gastos o comprar algunos insumos. Cuando la relación laboral con el cliente esté más afianzada y hayan pasado algunos meses en los que ha cumplido con su parte, puedes cambiar la modalidad del pago, reducir el anticipo o no solicitarlo, todo depende de lo que te parezca mejor para tus finanzas.

4. Envía las facturas cuando corresponde: No todos los clientes solicitan la factura al mismo momento, recuerda que si no mandas el detalle de lo trabajado no recibes el pago. Es simple; consulta en qué momento del mes prefieren el envío de la factura y cúmplelo. Cada empresa tiene una estructura de organización diferente. Ten bien en cuenta los requisitos y pide los datos completos para facturar. Así evitarás que no sea aceptada y se retrase el pago.

5. Sé ordenado y organizado: Aunque no tengas que ir a una oficina y tengas tu escritorio en la sala o la habitación, cumple con un horario. Explica a los demás que aunque estés en casa no puedes encargarte de ciertas cosas. Mantén el área de trabajo ordenado y ponte en situación. Esto quiere decir que no te quedes en pijama o te lleves la portátil a la cama (a menos que estés enfermo). Vístete igual que si fueras a salir a la calle y sigue una agenda.

6. Delimita tiempo para otras actividades: Uno de los errores habituales al trabajar por nuestra cuenta es no poder desprenderse nunca de las tareas profesionales. Al no tener un horario específico es común quedarse hasta tarde terminando alguna tarea o adelantando para el otro día. Haz igual que si tu empleo fuera en una empresa: termina en un horario específico, así te quedará tiempo para hacer otras actividades como estudiar, hacer gimnasia, ir al mercado, ver a tu pareja, salir con amigos, dormir, leer o lo que más te guste hacer.

7. Ahorra para emergencias: Debes saber que no tendrás seguro de desempleo ni tampoco aguinaldo. ¡Pero eso no tiene que ser un problema! Puedes ahorrar una cierta cantidad de dinero (por ejemplo un 10% del sueldo mensual) para cualquier cosa que pueda ocurrir. Si tienes un accidente o problema personal y no puedes trabajar durante un mes, es probable que no cobres ni un céntimo. Si quieres tomarte un mes de vacaciones tampoco. Entonces que ese fondo ahorrado te sirva para los gastos adicionales o extraordinarios... ¡o hasta para darte un gusto al terminar el año!

Con estos consejos para trabajar por nuestra cuenta podremos iniciarnos en la aventura de ser nuestro propio jefe.Una vez que pruebes la libertad de ser “freelancer” ya no habrá nada que te haga volver a trabajar en relación de dependencia.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Trabajar por Cuenta Propia, te sugerimos que visites nuestra sección Tareas y técnicas de trabajo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social