Trabajar con tu Pareja, ¿Es Posible?

Cómo Trabajar con tu Pareja

Cuando recién inicias tu relación, no ves la hora de volver a encontrarse, quieres compartir cada segundo, y te parece que trabajar con tu pareja puede ser lo más romántico del mundo. Pero quienes llevan una, dos o más décadas de matrimonio, bien conocen la necesidad del espacio individual, de extrañarse, de tener vidas separadas para poder conversarlas durante la noche, en el encuentro en casa. ¿Se puede o no se puede trabajar con tu pareja?

Las contras de trabajar en pareja

En muchos aspectos, trabajar juntos o en la misma organización puede ser un camino rápido hacia la pérdida de individualidad. Se comparte el trayecto al trabajo, la oficina, los elementos, los espacios y hasta los amigos. Al regresar a casa, no hay charla novedosa por compartir, sino un repaso de lo ocurrido y, a menudo, de las obligaciones y pendientes para el día siguiente.

Guía para poder trabajar en pareja sin problemas. Claves para combinar el trabajo con la convivencia en pareja.
Imagen 1. Trabajar con tu pareja es más fácil si dividen los roles y confían en sus capacidades.

Muchas parejas afirman que sus relaciones se volvieron monótonas cuando ya no hay posibilidad del factor sorpresa, del extrañarse a lo largo del día. Y la situación peligra hasta empeorar cuando no se trata de un trabajo asalariado, sino un proyecto conjunto en el que la voz de mando queda disputada entre uno y el otro, y aparecen los conflictos y las ideas diversas sobre los trabajos, que suelen repetirse en casa, en la mesa del Domingo y hasta en el momento de ir a dormir.

Ventajas de trabajar con tu pareja

No todo es una nube negra para las parejas que comparten casa y oficina. Muchos afirman que el principal asunto es el ahorro, pues se optimiza el transporte y también el trabajo realizado. Es que no toda vez que se hable del trabajo en casa será para discutir, muchas veces se aprovecha el fin de semana para crear nuevos proyectos o para encontrar, juntos, la solución a un problema que se esté enfrentando en la oficina.

Muchas investigaciones también afirman que compartir el trabajo con tu pareja puede intensificar el romance. La sensación de lo prohibido juega un rol importante aquí. También se ha demostrado que al trabajar con tu pareja, en muchos casos, aumenta el rendimiento laboral, y se eleva la productividad (quizás con el fin de terminar cuanto antes para ir a casa sin pendientes).

También quienes aprenden a trabajar y vivir juntos logran más apoyo, mayor comprensión y menos peleas que aquellos que luchan a diario por estar todas las horas juntos. Ya que sabemos lo que ha ocurrido en el día, podemos anticipar cuándo nuestra pareja tendrá mal humor, más cansancio o condiciones particulares, como una preocupación, un mal ánimo o una felicidad extrema ante un cierto logro.

La especialista en bodas y eventos, Andy Malone, también comentó en el Huffington Post sobre la realidad de vivir y trabajar juntos en armonía. Ella y su esposo Bill llevan adelante su emprendimiento, comparten el hogar, y también las risas y las discusiones. Afirman que su secreto es aceptar los días buenos y los malos, comprender los humores del otro, respetar los límites y los roles, y confiar en la eficacia y capacidad, el uno del otro. Incluso una investigación de la Universidad de Missouri, de la mano de Adam Galovan, afirma que las parejas que aprenden a dividir sus tareas y obligaciones permanecen juntas más tiempo, y son también más felices sin importar cuántas horas al día pasen juntos.

Claves para que trabajar en pareja sea posible

Trabajar con tu pareja sí es posible, siempre y cuando se respete, se cumpla y se mantenga en mente:

  • El respeto por el espacio del otro
  • La confianza en que el otro podrá cumplir su rol y obligación a la perfección
  • Mantener el misterio y la intimidad, en especial fuera de la oficina
  • Comprender que el hogar no es una extensión del espacio de trabajo
  • Desear una buena convivencia y una buena relación laboral, en cada momento del día

Como vemos, se puede trabajar y convivir, pero es una tarea a la que deben entregarse con dedicación. Sean ustedes quienes dominen la situación, y no a la inversa: el respeto y la confianza se construyen día a día, y son la clave para poder trabajar en pareja.

Si deseas leer más artículos similares a Trabajar con tu Pareja, ¿Es Posible?, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social