Tomando consciencia de los artefactos que te esclavizan

Tomando consciencia de los artefactos que te esclavizan

Los aparatos modernos son útiles, pero no siempre necesarios. Usarlos a conciencia nos permitirá ahorrar y llevar una vida plena sin depender de ellos.

Uso correcto de los artefactos que nos esclavizan

Cuidado con los artefactos que te esclavizan

Una cosa es vivir plácidamente gracias a las comodidades de la vida moderna, pero otra muy distinta es ser esclavos de estas comodidades.

La costumbre nos deja presas potenciales de los artefactos que, en lugar de facilitarnos la vida, terminan por consumir nuestro tiempo, dinero, y todos nuestros pensamientos a lo largo del día.

Por ello, no te dejes atrapar y recuerda que tú puedes (¡y debes!) tener el control sobre ellos, y no a la inversa.

Apaga el televisor

El televisor es, quizás, uno de los ejemplos más claros. Un artefacto que debiera entretenernos, informarnos y servirnos a nuestro placer, termina por convertirse en el ente que nos hipnotiza.

Solemos encenderlo durante las comidas y por las noches, cuando debiéramos estar teniendo valioso tiempo de calidad para conversar y conocernos como familia. En lugar de mantenerlo encendido, como ruido de fondo, hazlo sólo cuando vayas a sentarte frente a la pantalla a disfrutar de una buena película o para ver tus programas favoritos.

Tomando consciencia de los artefactos que te esclavizan
No te dejes atrapar y recuerda que tú tienes el control sobre los aparatos

"Una cosa es vivir plácidamente gracias a las comodidades de la vida moderna, pero otra muy distinta es ser esclavos de estas comodidades."

El ordenador y su dependencia

Hoy, internet y los diversos programas nos permiten facilitar nuestra vida, con organizadores, recordatorios, presupuestos virtuales y miles de aplicaciones. Sin embargo, ante un corte de luz o la falta de conexión por diversos motivos, perdemos el contacto y el control sobre nuestras planificaciones.

Y la solución a ello es muy sencilla: anota tus datos importantes en lápiz y papel, ya sean proyectos laborales, gastos e ingresos, recetas de cocina o lo que sea de tu mayor necesidad. Así, ninguna falta de servicios te impedirá seguir con una rutina normal.

Uso necesario de los electrodomésticos

Seguro que los electrodomésticos son un bien magnífico a la hora de cocinar. Pero recuerda: no son absolutamente indispensables.

Antaño, nuestras abuelas y bisabuelas hacían platillos mucho más elaborados, y no sólo sin esa procesadora ultrasónica, sino a veces sin siquiera luz artificial ni hornos a gas. Entonces, sólo nos resta asumir que se puede cocinar sin artefactos. Usa tus cuchillos, tus peladores, y todos tus elementos disponibles, entreteniéndote en la cocina, al menos una vez por semana. Cuando ya tengas la habilidad, hazlo dos veces por semana. Así, crearás un hábito saludable, que te permitirá dar un uso necesario a los electrodomésticos, sin sentirte un esclavo de sus funcionamientos.

"Usa los sistemas públicos de transporte para movilizarte. Cuando hagas la suma, verás que estás teniendo un gasto menor en tus traslados."

Ahorro con el coche

Aunque no se trata de un artefacto per sé, el coche es también un elemento propio de la vida moderna que termina por esclavizarnos. Mantener un coche significa gastos fijos de seguro, combustible, revisiones y patentes. A menos que le des un uso significativo, tales gastos no se amortizan si, por ejemplo, sólo lo usas los fines de semana o para ir a la oficina, dejarlo aparcado, y regresar a casa para dejarlo dentro de la cochera.

Prefiere los sistemas públicos de transporte y los taxis para movilizarte de aquí para allá. Cuando hagas la suma, verás que estás teniendo un gasto menor en tus traslados. Cuando necesites un coche indispensablemente, puedes rentarlo por el día o por el período necesario.