Todo sobre las piscinas de fibra de vidrio

Ventajas y usos de las piscinas de fibra de vidrio

Las piscinas de fibra de vidrio son versátiles, funcionales, y mucho más económicas que las de hormigón. Para su colocación requieren de una excavación, aunque también pueden ser adecuadas con revestimientos exteriores para colocarse sobrenivel, incluso en terrazas y azoteas, y hasta pueden ser fabricadas in situ, adecuándose a los sitios de difícil acceso.

¿Qué es la fibra de vidrio?

La fibra de vidrio es un material artificial elaborado de manera industrial a partir de hebras muy delgadas de sílice y vidrio, que se calienta y aglomera, dando como resultado placas de diferentes grosores, con cualidades atérmicas y muy resistente, flexible y adaptable.

Durante algún tiempo se evitaba el uso de estas piscinas, pues el desprendimiento de partículas microscópicas podía afectar las mucosas, ojos y piel de las personas que tomaban contacto con este material, aunque las nuevas tecnologías de fabricación y los revestimientos de avanzada, tanto rígidos, como geles y pinturas, las hacen una correcta elección a la hora de montar piscinas.

Ventajas de las piscinas de fibra de vidrio

Las piscinas de fibra de vidrio presentan amplias posibilidades en cuanto a su acabado y estética, pues el material se moldea de infinitas maneras, y resulta en un elemento altamente resistente a las exigencias de uso y situaciones del terreno, desde inclinaciones, vientos, sismos, y hasta a la presión del agua estancada por períodos prolongados.

Estas piscinas cuentan con un tiempo de instalación récord, pues sólo se colocan dentro de la excavación, se rellena el terreno y se completa con agua para finalizar su instalación. Gracias a su versatilidad, se puede mejorar la estructura con escaleras, barandales, luces sumergidas y todo tipo de complementos, además de que se pueden tratar con diversos revestimientos estéticos.

La fibra de vidrio es más fuerte y resistente que el concreto, y tiene gran adaptabilidad a los cambios de clima. Soporta altísimas temperaturas en verano, y climas extremos y fríos en invierno, sin deformarse ni perder estructura, sin rajaduras y sin resquebrajarse.

Debido a su material de consistencia no porosa y al revestimiento de gel coat adecuado para la fibra de vidrio, estas piscinas resultan resistentes a las algas y enfermedades del agua, y también a los rayones por el uso, permaneciendo suaves y lisas al contacto. Finalmente, esta propiedad simplifica su mantenimiento y economiza en los materiales y productos de conservación, siendo necesaria una aplicación anual o bianual del gel coat al inicio de la temporada de alto uso, y pudiendo permanecer llena durante el invierno sin dificultad alguna.

Si deseas leer más artículos similares a Todo sobre las piscinas de fibra de vidrio, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social