Consejos para usar las tarjetas de crédito

El peligro de usar tarjetas de crédito

El uso de tarjetas de crédito puede ser sensacional. Podemos comprar y pagar incluso sin tener el dinero. Pero, justamente por ello, también son una constante amenaza a nuestro bienestar financiero. Veamos algunos sabios consejos para aprovecharlas y optimizarlas en su funcionamiento, en lugar de convertirnos en sus presas de por vida.

Calcula tus gastos y las comisiones

La compra con tarjetas de crédito tienen la ventaja de hacerse en cuotas, a veces sin interés, aunque la mayoría de las ocasiones con él. Cuando estés en la tienda consulta sobre tus opciones de pago, y analiza el recargo mensual que arrojará cada cuota. Contrasta esta información con los niveles inflacionarios, pues a veces un recargo del 5% mensual, a seis meses, se justifica ampliamente. En una economía estable, este recargo será una fuente de gastos.

Analiza cuáles son tus ingresos mensuales promedio y corrobora que podrás pagar lo que estás por adquirir en el próximo resumen de la tarjeta. Este proceso de “compra sin dinero” puede ser en verdad peligroso: adquieres bienes para abonarlos al mes siguiente y, cuando llega el resumen, notas que no te alcanza para cumplir con la deuda. Optas entonces por pagar el mínimo, creando recargos aún mayores para el mes siguiente, y así entras en un círculo vicioso interminable. Lo mejor, entonces, es comprar lo que sabes que podrás pagar.

La mayoría de las tiendas ofrecen promociones de compra con tarjetas de crédito, para incentivar el uso. Verifica que estés comprando bienes necesarios, pues si no los necestias no será nada más que un gran gasto. Este proceso, conocido como “de compra vacía”, es la manera en la que las empresas y las emisoras de las tarjetas nos “enganchan” a deber dinero, crear intereses, y quedarse con lo nuestro a cambio de un par de botas que difícilmente usarás más de tres veces en la temporada.

Evita pagar el mínimo 

Las entidades financieras nos dan ciertas flexibilidades en lo que respecta al uso y pago de las tarjetas de crédito. Uno de ellos es el pago mínimo, un monto que representa una pequeña fracción del total por pagar que debemos cumplir para poder seguir usando la tarjeta. Este descubierto es en verdad peligroso para nuestros ahorros, pues a menudo conlleva recargos enormes en relación al monto por abonar. Si has usado la tarjeta, procura pagar siempre el saldo completo y no el mínimo y, si en verdad no llegas a cubrirlo, no te quedes sólo en esa base, sino que deberías pagar todo lo que puedas para evitar recargos, intereses, y una gran acumulación para el mes siguiente.

El lado bueno de las tarjetas

Aunque tiene ciertos peligros, lo cierto es que las tarjetas son una buena solución. Utiliza el débito y dinero en efectivo para no cometer deudas, pero presta atención a las promociones de pago con tarjeta. Hay ofertas increíbles y enormes facilidades, como cuotas sin interés, devolución de impuestos y premios o puntos acumulables por este uso. Usándola con criterio y responsabilidad, la tarjeta puede darte enormes beneficios y satisfacciones, además de potenciar tus ahorros de una manera adecuada a tu bienestar deseado.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Tips para usar las tarjetas de crédito con responsabilidad, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social