Tips para optimizar el uso de artefactos en la cocina y ahorrar en su consumo

El modo de uso de los elementos de la cocina es nuestra responsabilidad, por lo que el ahorro está en nuestras manos.

Tips para optimizar el uso de artefactos en la cocina y ahorrar en su consumo

Consejos para ahorrar en la cocina

Ahorro en la cocina

Hay algunos pequeños consejos que podemos seguir para lograr un ahorro constante, en especial en el gasto o consumo de los recursos en el hogar, aunque también en el dinero de las compras. En la cocina, podemos propiciar el ahorro con tareas sencillas y fáciles de aplicar, como las que veremos en esta nota.

Ahorro en utensilios y elementos de cocción

Las ollas, cazuelas y cacerolas de la cocina deben ser, de preferencia, de fondo grueso o fondo triple. Esto hace una mejor circulación del calor en todo el elemento, y minimiza el tiempo de cocción.

Asegúrate de que se trate de elementos sanos, de buena calidad, ya sean o no antiadherentes. Cocina con las cazuelas y ollas tapadas, así aumentarás el calor interno y minimizarás el tiempo de cocción y el consumo de recursos. Si el alimento requiere deshidratación o evaporación (como el arroz), tapa la olla dejando un espacio libre o utiliza tapas perforadas.

Tips para optimizar el uso de artefactos en la cocina y ahorrar en su consumo
Si quieres engordar al chanchito, podrás ahorrar aprendiendo a utilizar correctamente los artefactos de la cocina.

"Si compras artefactos nuevos, asegúrate de que se trate de elementos de consumo optimizado."

Electrodomésticos y artefactos de la cocina

Todo electrodoméstico posee una forma de uso óptima. Si compras artefactos nuevos, asegúrate de que se trate de elementos de consumo optimizado, que son los que poseen el menor y más eficiente uso de recursos, como electricidad, gas y agua. Puedes reconocerlos leyendo sus etiquetas adheridas, que han de lucir la clasificación A.

Si compras electrodomésticos usados o si usas los que ya tienes, procura mantenerlos desconectados de la toma de pared, usarlos en el programa específico para la labor, y minimiza su uso en tareas que puedas realizar manualmente.

Las puertas de la cocina

Evita abrir indiscriminadamente las “puertas” de la cocina, en especial durante su uso. Abre la heladera sólo para retirar o colocar algo específico, y hazlo rápido: cada apertura de la puerta resta frío al interior, forzando al motor a un mayor funcionamiento. El horno no debe ser abierto durante la cocción de platillos, pues pondrás a riesgo la estructura del preparado (en especial de panificados, soufflés y otros), y también restarás un mínimo de 15°C en cada apertura, pudiendo llegar a restar hasta el 35% del calor acumulado en períodos de cocción cortos o moderados.

Mitos sobre el consumo de los electrodomésticos

Se dice que el microondas y el horno o grill eléctricos consumen energía de más. Esto es cierto solamente cuando les damos un mal uso. Si utilizas los accesorios indicados para cada labor, y si los activas en sus usos o programas previamente establecidos, el consumo de recursos se minimizará.

"Se dice que el microondas y el horno o grill eléctricos consumen energía de más. Esto es cierto solamente cuando les damos un mal uso."

La máquina lavavajillas, así como la lavadora, no son monstruos consumidores de agua y electricidad, si sabemos usarlas bien. Llena su capacidad hasta el máximo de carga, y elige el programa de lavado adecuado. Así, de hecho minimizarás el agua que usarías lavando a mano.