Cómo mantener nuestra calma financiera

El dinero, una preocupación constante

Según análisis y estudios, incluso quienes tienen ingresos altos viven en constante preocupación financiera. Los proyectos, los planes y las cambiantes tendencias de los países y su economía nos llevan a tener esta palabra siempre en la mente, como una preocupación o, al menos, en plena conciencia de su importancia. Y no es para menos, pues es el dinero lo que nos permite ciertos privilegios.

La intranquilidad por el dinero nos lleva sólo a tensiones, estrés, ansiedades y sentimientos contrarios a la mera felicidad. A menudo tendemos a pensar que es algo “fuera de nuestro control”, pues los cambios en la economía local pueden influir incluso nuestros altos ingresos, nuestra capacidad de gastos, nuestro pasar económico. Sin embargo, debes procurar pensarlo desde otra óptica: tus finanzas están bajo tu control, siempre.

El control del presupuesto

El control proviene de la buena planificación y del orden de prioridades que damos a los gastos. Para tener nuestras finanzas a raya es que planificamos nuestros presupuestos y gastos de acuerdo a las necesidades.

Nos referimos en este caso a los gastos anexos que hacen a nuestro estilo de vida. Aunque deseamos ese automóvil de alto consumo y podemos darnos ese lujo, debes pensar en si ese coche te mantendrá en constantes preocupaciones. ¿No sería mejor, acaso, adquirir uno menos costoso, o de menor mantenimiento? Seguramente no será el mismo símbolo de estatus, pero sí que hará a tu tranquilidad y a tu disfrute.

El descontrol de las finanzas

Aunque configuramos una planificación cuidadosa y tomamos buenas elecciones, hay situaciones que nos hacen salir de esta vida de orden que hemos diseñado. Ya sea por enfermedades, intervenciones quirúrgicas, situaciones de emergencia o la que fuera, hay momentos en los que nuestras finanzas se desordenan por causas totalmente ajenas a nuestro control.

Aquí damos buen uso al fondo de emergencia, el cual debe estar incluido en el presupuesto de ahorro, simplemente para tener previsto o poder actuar ante la menor cantidad de cambios posibles.

Formas de mantener tranquilidad financiera

La rutina suele ser algo a lo que intentamos escapar. Sin embargo, es por una mala concepción de la palabra “rutina” como algo tedioso, aburrido, repetitivo y hasta mecánico. Pero hay rutinas que son no sólo adecuadas, sino necesarias para nuestra tranquilidad.

Por ejemplo, al cobrar el sueldo, apartar y depositar el dinero sin demoras en la cuenta de ahorros. También pagar las facturas ni bien las recibimos, o el mismo día cada mes, para no caer en deudas.

Además podemos establecer la rutina de hacer revisiones periódicas a los artefactos del hogar el último domingo de cada mes, para detectar posibles fallas ni bien se gestan.

Mantenernos dentro de estas rutinas te permitirá una distensión de las preocupaciones, y te facilitará una tranquilidad mental y financiera que, de otro modo, no podrías tener, sean tus ingresos altos, medios o bajos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Tips para mantener tranquilidad económica, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social