Diferentes tipos de inversiones

¿A qué nos referimos cuando hablamos de inversiones?

En su definición, la inversión es el ahorro y la ubicación del dinero o del capital, postergando el consumo. En otras palabras, es un acto de adquisición de bienes, con el fin de obtener de ellos ingresos, rentas o beneficios a corto, medio o largo plazo. Con ello, el ahorro es una potencial fuente de ingresos, para la cual se necesita un depósito o compra previos.

Inversiones domésticas

Al hablar de inversiones pensamos en el mercado de la bolsa de valores, en bonos, en grandes corporaciones. Pero la inversión doméstica u hogareña puede ser afrontada desde diversos planos. La compra de un vehículo propio, para quien pasa el día andando de aquí para allá, es una inversión, pues le permitirá ahorrar tiempo y hacer más placentero el traslado de un lugar a otro. La compra de una vivienda, en lugar del pago de rentas o alquiler, es una gran inversión a futuro: aunque el gasto de la compra es mayor, los beneficios de evitar rentas y expensas serán mejores y más beneficiales.

También hay inversiones más pequeñas. Si piensas aumentar tu familia, puedes adquirir pañales descartables desde antes de quedar encinta. Lo mismo rige para la compra de bienes y productos al por mayor: comprar una botella de jabón de lavar de 3 litros puede sonar excesivo, pero es una inversión sobre un elemento que usaremos ineludiblemente.

En lo que respecta a las inversiones financieras, hablamos de la compra de acciones y bonos de corporaciones que, mediante su éxito o sus mayores rentabilidades, nos aportan una suerte de beneficio económico por la posesión de tales créditos.

Hay muchos tipos de inversiones en las que podemos participar desde el plano financiero: las inversiones de mercado son las que se rigen según su precio actual de la bolsa de valores, al momento exacto de la compra y al momento exacto de la venta; si el valor de venta es mayor al de compras, ganarás dinero. Por ello, este tipo de inversiones requieren de buen ojo empresarial.

Las acciones e inversiones con límite son más precavidas. Son casi libres de riesgos, pues si compras a 10 y el valor de la acción cae a 9, no debes pagar la diferencia pero, en la mayoría de los casos, pierdes esos 10 iniciales. Pero no todos son buenas novedades: en este tipo de inversiones de mercado limitadas, si compras a 10 y al momento de venta llegó a 15, sólo retirarás estos 10 más un porcentaje limitado sobre el excedente.

Las inversiones son un riesgo moderado a grave, según sea el caso. En cambio, las inversiones de dinero en la vida diaria son siempre –o, al menos, en la gran mayoría de los casos- una acción de ahorro y prevención de gastos extra. Por ello, actúa con precaución pero con convicción, y permite a tus ahorros proliferar con inversiones inteligentes en todos los aspectos de tu vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Tips para entender los distitos tipos de inversiones, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social