Cómo calcular el costo por impresión

Trucos para ahorrar en impresiones

Sabemos que la mejor manera de ahorrar en las impresiones es, directamente, prescindir de las mismas, priorizando la visualización y lectura de contenidos en pantalla. Pero a menudo se hace necesario imprimir, y es allí cuando aplicamos los trucos que ya hemos visto para ahorrar en impresiones.

Hoy veremos algunos más que hacen a la economía de una manera más indirecta. Nos referimos, en este caso, al cuidado de la impresora, a su mantenimiento, y también al cálculo del costo por hoja dependiendo de nuestro modelo.

Calcula el costo por página al imprimir

Calcular el costo por página de tu impresora es una manera de conocer en profundidad tus gastos. Además, será un incentivo extra para evitar hacer impresiones innecesarias.

Calcula primero el gasto en las hojas de impresión. Digamos que compraste una resma de papeles de 500 unidades, que te costó $10. Así, divides los 10 billetes del precio de compra por las 500 hojas, obteniendo un costo por hoja de 0,02. Ese es tu primer número.

Luego, calcula el costo de la tinta. Cuando compras cartuchos, en el embalaje verás exhibida la cantidad de hojas que puede imprimir, en condiciones normales. También puedes llevar la cuenta de las hojas impresas con un cartucho, teniendo en cuenta tus impresiones habituales, y obtendrás el contenido establecido para el siguiente. Por ejemplo, digamos que compraste uno que te costó $20, y con el que imprimes un normal de 200 hojas. Así, el costo de tinta por hoja será de $20 dividido en 200 hojas, es decir, 0,01.

Hasta ahora, sabes que el costo de impresión de tu impresora es de $0,03. A esto debes sumar el cálculo del gasto eléctrico de alimentación, el cual es muy variable. Así, has hecho un cálculo del costo de impresión.

Cuidado de la impresora

Pero de poco te sirve el ahorro y el conocimiento del costo cuando tu impresora se ha roto. El gasto de reparación suele ser elevado, y a menudo se trata de daños que han sido por demás evitables. Algunos trucos para mantener la impresora en buen estado es mantenerla limpia y siempre cubierta cuando está fuera de uso, para evitar que acumule polvillo que podría asentarse en sus delicados mecanismos. Si la enciendes, déjala descubierta para que posea buena ventilación. Límpiala con aire y cepillos suaves y secos, sin productos de limpieza, para no dejar películas residuales de los mismos.

Los sistemas móviles necesitan ser engrasados una vez por año para mantenerse en condiciones. Puedes hacerlo tú mismo o pedirle al servicio técnico que lo haga, en revisiones anuales que serán económicas y prolongarán la vida útil de tu impresora, haciéndola más redituable. También apaga el aparato cuando esté fuera de uso. De esta manera, evitarás daños por sobrecargas eléctricas u otros, y ahorrarás en la energía residual consumida.

Limpia también los capilares internos. Las impresoras, en su panel de control desde el ordenador, poseen una función de limpieza que libera un mínimo de tinta para evitar obstrucciones y mueven los cartuchos. También puedes hacer, al menos, una impresión por semana, aunque sea algunos puntos de cada color, para mantener los conductos libres y con buena circulación.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Tips para calcular el costo de las impresiones, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social