Ahorrando en los servicios del hogar

Ahorro en los servicios del hogar

Evitar el despilfarro es esencial para potenciar la capacidad de ahorro de un hogar. Hay muchas maneras de lograrlo: comprar sólo lo necesario e imprescindible, comparar ofertas antes de realizar cualquier compra o inversión, no adquirir deudas en créditos, préstamos y otras, y también evitar gastar de más en los servicios de la vivienda.

Dependiendo de las regulaciones de cada ciudad, municipio y región, puede incluirse en esta lista la red de tendido de gas natural, la red eléctrica, el servicio cloacal, el suministro de aguas, el alumbrado público, los servicios de barrido y recolección de residuos domiciliarios, y también los impuestos sobre la propiedad y tasas municipales.

Cómo evitar gasto de más en los servicios

Es simple: consume sólo lo imprescindible, y optimiza los elementos y técnicas para ello. Los gastos impositivos, de servicio cloacal, alumbrado público y demás suelen ser de tasa fija y no hay mucho ahorro posible aquí, pero sí puedes ponerte al día y estar al corriente con los planes, e incluso hacer pagos anuales anticipados para gozar de ciertos descuentos y beneficios extra.

Los servicios de agua, luz y gas son más fáciles para aplicar técnicas de ahorro. En los gastos de electricidad, es simple: apaga las luces de las habitaciones vacías, coloca bombillos de bajo consumo y varios por habitación, de modo de iluminar sólo las zonas específicas, no dejes encendidos artefactos sin uso (como el ordenador, ventiladores de techo o de piso, TV, radios y demás), no dejes cargadores de móviles conectados, y evita que los artefactos queden en modalidad de “Stand by” o “Pausa” y, en lugar de ello, apágalos por completo. Elige usar utensilios y elementos manuales antes que eléctrico en tus actividades (tetera común en lugar de la eléctrica, batidores de mano y otros), y optimiza su uso (como planchar toda la ropa el mismo día) para no gastar de más.

Para ahorrar en el agua, simplemente no la dejes correr: cierra el grifo mientras cepillas tus dientes, desenredas tu cabello en la ducha, enjabonas los trastos y más. Divide la ropa según su color y temperatura de lavado, y haz cargas completas en el lavarropas en lugar de hacer medias cargas, siempre en ciclos cortos o “ecológicos”. Riega por las noches, que es cuando las plantas aprovechan mejor el agua y se evita la evaporación, y repara todas las goteras en los grifos y elementos del hogar.

Para ahorrar en gas, ventila los ambientes por la mañana para que a la noche haya mejor temperatura, mantén los calefactores a una temperatura adecuada y apágalos cuando te vayas a dormir o cuando salgas de casa (en lugar de dejarlos en piloto) y no precalientes el horno vacío por más de 10 minutos (recuerda apagarlo, también, unos 10 minutos antes de retirar la comida). Si en la ducha o al lavar la vajilla debes agregar agua fría, sólo significa que tu calentador de agua está a una temperatura más alta de la necesaria: regúlalo para evitar gastar de más y, en lo posible, instala uno automático y no de tipo termotanque. También mantén aisladas las tuberías de agua caliente para optimizar su función.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Tips de ahorro para los servicios del hogar, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social