Cómo tener una buena relación con el jefe

Las relación con nuestro jefe

Las relaciones con los superiores son, en muchas ocasiones, complicadas. Debemos ser su confidente, a veces su especie de amigo, sin olvidar que somos sus subalternos y que debemos cumplir con sus necesidades. Y en muchas ocasiones, unas tareas se pisan con las otras, y pueden terminar causando conflictos, confrontaciones, y hasta desgastes en la propia interacción. Por ello, aquí tenemos algunos consejos para cuidar esta relación, y mantenerla siempre a nivel profesional, con trato ameno y en estado apacible y productivo para ambas partes.

Consejos para  tener una buena relación con el jefe

Procurar una buena relación con el jefe no sólo es adecuado para el cumplimiento de las labores, sino que es, además, un gran paso hacia nuestra salud y hacia la reducción del estrés laboral. Aunque compartamos una relación estupenda, debemos tener en cuenta que se trata de una consolidación laboral, por lo que debemos aprender a separar "el favor" de "la labor", y demarcarnos dentro de nuestra actividad laboral de manera siempre apropiada.

El mejor consejo es prestar atención. Observar lo que sucede más allá de nuestro escritorio de trabajo, puesto que -por ejemplo- un problema en el área de producción puede repercutir en el área administrativa. Saber lo que sucede en la empresa te permitirá adelantarte a algunas reacciones o estados de ánimo en la corporación total.

Es necesario escuchar con atención y dedicación. A veces los jefes necesitan algo que no logran expresar con precisión. Saber escuchar y ser intuitivos nos permitirá comprender mejor los pedidos, y nos permitirá también cumplir con los requisitos de manera óptima.

Aunque a los jefes les agrada una persona proactiva y comprometida con la empresa, ello no significa que gusten de los fisgones y entrometidos. Presta atención a lo que pasa en la empresa, pero no te extralimites a diario, opinando sobre temas que no te incumben. Si ves que hay una solución para un problema en otra área, pacta una cita con tu jefe o tu superior inmediato y explicale que tienes algo para comentarle, pero que no se relaciona con tu puesto laboral, aunque sí te parece algo importante para la empresa. Esto te hará ver como un trabajador "con la camiseta de la empresa puesta", pero no como un fisgón.

Intenta tener buen humor, o al menos dejar tus problemas personales fuera de la oficina. Todo jefe busca a alguien comprometido con su labor, que no traslade sus propios malos humores al trabajo. La sonrisa será una poderosa arma, y si la pones en práctica vas a notar que más puertas se abren en tu camino, y tu jefe será quien las vaya abriendo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo tener una buena relación con el jefe, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?
14 valoraciones.
El 93% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social