Técnicas para que los Niños no Griten

Un cumpleaños lleno de niños o una tarde de juegos en casa puede ser también un concierto de gritos. Si necesitas que te escuchen, aquí te contamos algunas técnicas para llamar su atención.

Cómo lograr que los niños dejen de gritar

Técnicas para que los niños dejen de gritar

Una cita de juegos o una reunión de tus hijos y sus amigos puede ser sensacional… para ellos, que se divierten a sus anchas, pero no tanto para los pobres oídos de los adultos que quieren conversar. O tal vez sólo se trate de un momento específico en el que quieras hacer un anuncio, invitar a la mesa o presentar la próxima actividad. Sea cual fuera el caso, aquí te contamos algunas buenas ideas para poder llamar al silencio hasta al grupo más revoltoso de niños, en cualquier momento y lugar.

Técnicas para lograr que los niños dejen de gritar y te escuchen
Llamar al silencio a un grupo revoltoso de niños requiere de algunas técnicas, y mucha paciencia

El silencio llama al silencio

Cuando los niños están entretenidos, sumidos en una gran persecución de ladrones y policías, gritarles que guarden silencio sólo sumará al caos del momento. Si buscas que bajen el volumen a sus alaridos, o si quieres llamarles la atención para que no griten (al menos “no tanto”, debemos aprender a elegir nuestras batallas), lo último que quieres hacer es subir el volumen de tu voz.

En cambio, lo que necesitas es armarte de paciencia, y quizás más de la que esperas. Habla en un tono de voz bajo, calmado, para que noten que “necesitan” reducir el sonido de sus propias voces para poder escuchar lo que estás diciendo. Diles en voz baja que necesitas que hagan silencio, y pídeles que te presten atención. Repite la frase algunas veces: cada vez que lo digas, ganarás la atención (y el silencio) de cada vez más niños.

Puedes ayudarte de algún otro tipo de sonido para capturar el enfoque de los niños. Puedes aplaudir, hacer algunos chasquidos de dedos, golpear un vaso metálico con una cucharita u otro utensilio (no uses elementos de vidrio, ¡luego querrán imitarte!). Esto cambiará el enfoque de los niños (a diferencia de los sonidos), y será muchísimo más efectivo que tú gritándoles a viva voz que bajen el volumen.

Cómo lograr que los niños dejen de gritar: pedido con un juego

Si quieres entretener a los pequeños, llamar su atención para que te escuchen, pero aún así divertirlos y hacerlos participar en algo genial, simplemente convierte tu pedido en un juego. Por ejemplo, párate sobre un taburete si necesitas ganar altura (ya el hacerlo llamará la atención de algunos niños). En voz baja y calmada, pide que te presten atención. Cuando notes que algunos te estén viendo, repite la frase, esta vez agregando una actividad: “Si me están escuchando con atención, aplaudan una vez”. Los pequeños que te estén escuchando lo harán, y esto contagiará a sus amigos.

Repite una segunda vez: “Si me están escuchando con atención, aplaudan dos veces”, y espera a ver el resultado. Si notas que no hay tanta concurrencia como esperabas, cambia la actividad: “Si me están escuchando con atención, den un fuerte pisotón en el suelo”, “chasqueen sus dedos”, “silben”, “digan “hola”, el nombre del cumpleañero o de un personaje favorito de la TV, u otra cosa que se te ocurra en el momento.

Con la segunda o la tercera vez que los niños participen en tu propuesta, ya serás el enfoque de sus miradas: estarán esperando saber cuál es la siguiente actividad que pueden cumplir. Quizás los decepciones con lo que sigue, pero habrás alcanzado tu meta: ya que te estén mirando en silencio y expectante, diles que es hora de ir a comer el pastel, de romper la piñata, o simplemente de cambiar de juego o de dejar de gritar… “al menos no tanto”.

"Si quieres que los niños dejen de gritar, háblales en un tono de voz bajo, así notarán que deben reducir el sonido para poder escucharte."

'

"Si quieres llamar la atención de los niños para que te escuchen, simplemente convierte tu pedido en un juego."