Técnicas de estudio curiosas y efectivas

Si estás lidiando con contenidos que te parecen aburridos y tediosos, pon en práctica estas técnicas de estudio, un tanto extrañas, pero que te ayudaran a memorizar los conceptos.

Técnicas de estudio curiosas y efectivas

Esos raros métodos de estudio

Estudiar es algo por lo que todos hemos pasado alguna vez, y sabemos lo difícil y aburrido que puede llegar a ser. Ante esto, solemos inventar todo tipo de técnicas para memorizar los contenidos, muchas de ellas de lo más extrañas, aunque en la medida que funcionen, bien valen su uso.

Técnicas de estudio curiosas y efectivas
Técnicas de estudio curiosas y efectivas

Aquí vamos a analizar algunas de estas técnicas de estudio efectivas a la par que originales, para que puedas tenerlas en cuenta cuando te cueste aprender lo que sea que estés estudiando.

Exagerar conceptos para recordar mejor

Esta técnica consiste en exagerar la idea clave de un texto hasta tal punto que sea fácil de recordar por su exclusividad. Imagina, por ejemplo, que debes aprenderte que un noble barón del siglo XIX murió por un disparo de bala. Una idea sería imaginarte al noble muriendo por una bala enorme de un metro de diámetro, de esta forma se crea una singularidad irreal y exagerada que se "impregna" mejor en tu mente por más tiempo.

Asociar palabras y conceptos al estudiar

Esta técnica de estudio consiste en establecer conexiones entre ideas, conceptos y palabras que se deben memorizar. Por ejemplo, conectar el color de una bandera con nuestro color preferido, o buscar parecidos de personajes a estudiar con personas actuales cercanas a nosotros.

También es posible asociar conceptos distintos a la vez. Imagina que estudias un texto relacionado con la evolución de la tecnología, y por otra parte, tienes un examen de historia de la II Guerra Mundial; podrías tratar de realizar una historia paralela a la evolución del armamento y la tecnología y su influencia con el conflicto armado.

Recordar el contexto de estudio

Una técnica muy buena para recordar conceptos clave es estudiar en voz alta la lección y cuando aparece esa información que te es imposible memorizar, nombrarla acompañando a la vez de algún gesto poco común.

Por ejemplo, si tratas de memorizar que una de las causas de la hipertensión es el fumar, a la vez que lo repites en voz alta, prueba llevarte un bolígrafo a la boca como si fueras a fumar un cigarrillo. Más tarde, cuando trates de recordar cuál era la causa de la hipertensión, te verás a ti mismo escenificado como si estuvieses fumando y ni siquiera necesitarás hacer el esfuerzo de recordar el concepto en sí.

"Una técnica de estudio consiste en exagerar la idea clave de un texto hasta tal punto que sea fácil de recordar por su exclusividad."

"Una técnica muy buena para recordar conceptos clave es estudiar en voz alta la lección y acompañar los conceptos con algún gesto."

Estudiar textos como canciones

Este es otro truco efectivo pero poco conocido para estudiar. ¿No te ha pasado nunca que se te ha quedado pegado el estribillo de una canción, aún siendo mala? Aquí la idea es la misma, siéntate delante de ese texto imposible de aprender, y recítalo con ritmo, como si se tratara de una canción: para ello puedes elegir el ritmo de un tema que te guste mucho e incluso tratar de que rime.

¡Prueba algunas de estas curiosas y efectivas técnicas de estudio y cuéntanos si te han funcionado!