Cómo Tapizar una Puerta

Cómo Tapizar una Puerta Fácilmente

Seguramente nunca antes pensaste en tapizar una puerta. Es que las aberturas y marcos suelen dejarse neutras, con maderas o metales pintados, mezclándose con los tonos de la decoración, mientras que la tapicería se reserva para sillones, sofás y algunos pocos elementos móviles.

Pero ya no más de esa decoración convencional: hoy cambiaremos el enfoque en la decoración de cualquier ambiente y aprenderemos a hacer una puerta tapizada en 10 pasos fáciles, para darle un toque exótico, elegante y moderno, y usando los materiales que prefieras.

Elementos necesarios 

Puedes hacer una puerta tapizada con el género que prefieras, desde el opulento terciopelo hasta el elegante cuero, o un divertido tapizado de algodón con estampas coloridas. Aquí te contamos una lista de materiales generales, que puedes adaptar al diseño y estilo que busques lograr.

Para tapizar una puerta en un aspecto clásico, necesitarás:

Decoración de puertas: tapizados originales. Cómo tapizar una puerta según la decoración del ambiente. Aprende a tapizar puertas

© Depositphotos.com/a41cats

Imagen 1. Usa esta misma técnica para tapizar la mesa de café u otras superficies
  • 3 metros (poco más de 3 yardas) de fieltro, de lana u otro, para hacer el relleno (puedes reemplazar por vellón, algodón sintético u otro)
  • 3 metros de cuero ecológico, vinilo o de la tela tapicera que quieras usar (te sugerimos elegir una fácil de limpiar y mantener)
  • Adhesivo universal incoloro, sin tolueno, y/o adhesivo en aerosol
  • Tijeras
  • Cuchillo de precisión, trincheta o cúter
  • Martillo pequeño
  • Tachuelas de tapicería del estilo y color que quieras
  • Hilo grueso (para marcar tu diseño)
  • Cinta adhesiva de pintor, de bajo contacto

Pasos para tapizar una puerta

1. Para hacer una puerta tapizada, comienza por desmontarla de su marco y ubicarla sobre una mesa de trabajo espaciosa y firme, o directamente sobre una manta colocada en el suelo.

2. Corta uno o dos trozos de fieltro o vellón (depende si vas a tapizar por uno o ambos lados), que sean de 3 centímetros más cortos y angostos que la puerta, de modo que al posarlos sobre ella haya un margen de 1,5 cm en los 4 lados.

3. Rocía la puerta con el adhesivo en aerosol (o pon adhesivo universal incoloro sin tolueno) y adhiere el relleno a la puerta, centrándolo muy bien. Una vez fijo no podrás corregirlo, así que trabaja con dedicación. Si usas fieltro delgado, superpone dos o más capas para hacer una superficie mullida, del estilo de la tapicería convencional (no tendrás este problema si usas vellón o algodón sintético).

4. Corta uno o dos rectángulos de cuero ecológico, vinilo o tela de tapicería, de unos 3 centímetros más largo y ancho que el tamaño de la puerta que vas a tapizar.

5. Rocía el borde que no está cubierto con vellón con adhesivo universal o en aerosol, asegurándote de que haya suficiente pegamento hasta los bordes de la abertura.

6. Acomoda muy bien la tela por encima, sin que esté demasiado estirada o tirante, ni que quede arrugada. Recuerda: hazlo a conciencia, para que la tela quede bien puesta desde el principio. Presiona bien o coloca algo de peso, y deja secar unos 30 minutos antes de continuar.

7. Usando la cinta adhesiva de bajo contacto y el hilado grueso, marca el diseño que quieras lograr. El hilado es para asegurarnos de que haya un marco de líneas bien rectas en torno a la tela para tapizar la puerta (verifica que no queden en contacto con el marco, para permitir que cierre bien), además de diseños romboidales o los que prefieras.

8. Usando el martillo y algo de paciencia, comienza a clavar las tachuelas siguiendo el diseño. Calcula bien los espacios para que todas estén bien distribuidas, ni muy separadas ni encimadas.

9. Ya listo el diseño de la puerta tapizada, deja que el adhesivo termine de secar según las instrucciones del fabricante, y retira los excedentes de la tela usando la trincheta.

10. Ya puedes voltear la puerta y repetir del otro lado, si es lo que has elegido, o volver a colocarla en su marco.

Con estos 10 pasos fáciles podrás hacer una puerta tapizada en sólo una tarde de trabajo, y renovar por completo la ambientación de tus espacios.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Tapizar una Puerta, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social