Cómo Superar la Adicción al Trabajo

Cómo Reconocer y Evitar una Adicción al Trabajo

Superar la adicción al trabajo no es un asunto simple, ni tampoco tan poco frecuente como podríamos pensar. En estos tiempos en los que se vive a gran velocidad, y en culturas que nos han llevado a pensar que el éxito se mide en el estado de cuenta bancaria o en la cantidad de bienes que posees (y el dinero que hace falta para tenerlos), este tipo de adicción es un mal social cada vez más frecuente en el mercado laboral, y está comenzando a ser una de las causas de discapacidad en estos tiempos.

Cómo saber si eres adicto al trabajo

La adicción al trabajo ha sido definida como “una implicación excesiva y progresiva en la que la persona carece de control y límites respecto de su trabajo”, y en general conduce no sólo a un estado permanente de estrés, sino también al desinterés o a desatender los demás planos de su vida, incluyendo la familia, la intimidad y la recreación o el descanso, elementos fundamentales para lograr un buen desempeño en el trabajo. Así,  el adicto al trabajo termina por perjudicar su actividad, disminuir su productividad, y rendir menos, poniendo a riesgo la mera fuente de su adicción.

Claves para superar la adicción al trabajo. Síntomas de la adicción al trabajo. Claves para dejar de ser adicto al trabajo

© Depositphotos.com/mandygodbehear

Imagen 1. Libérate de la adicción al trabajo y siéntete feliz apenas salgas de la oficina.

En los promedios generales, la adicción al trabajo afecta más a los hombres que a las mujeres, y en el rango de edades de entre 35 y 50 años. Mayormente las víctimas son profesionales fuertemente motivados que desempeñan labores en cargos intermedios y que, muy habitualmente, desarrollan esta adicción a partir de frustraciones o malas situaciones vividas en planos sociales o familiares, usando el trabajo como refugio a ellos.

Como en cualquier otra adicción, el “trabajohólico” (o “trabajólico”, devenido del término popularizado: “workoholic”) desconoce su condición, la niega y no visualiza el daño potencial que está haciendo a su propia vida. No sólo desatiende los planos social, familiar e íntimo en su vida fuera de la oficina, sino también se convierte lentamente en una persona retraída, solitaria y poco participativa en el ambiente laboral. Y, como en cualquier otra condición a la salud física o mental, esta adicción presenta síntomas habituales en quienes la sufren:

  • En la conducta se evidencia ansiedad, pena, necesidad de continuar trabajando a todo momento, sin prestar atención a otros planos de su vida.
  • Preocupación constante por la productividad o eficiencia laboral.
  • En su discurso (los temas de los que habla), el trabajo es el protagonista.
  • En el cuerpo se evidencia estrés, insomnio, jaquecas, contracturas o tensión muscular, problemas para el desempeño sexual, apatía y falta de apetito.
  • La persona adicta al trabajo se nota poco concentrada, abstraída de todo y todos, y su productividad suele disminuir en poco tiempo.

¿Qué hacer si eres adicto al trabajo?

  • Comprende que el trabajo es una actividad, y no una forma de vida. El trabajo debe proveerte del dinero suficiente para vivir y, al mismo tiempo, de motivación y satisfacción.
  • Establece horarios y fuérzate a cumplirlos: llega en el momento de ingreso y no antes, retírate a la hora de la salida (o poco después, si quedó algún pendiente que definitivamente no puedes dejar para mañana), toma tu horario del almuerzo y bajo ningún aspecto trabajes en feriados, fines de semana o fuera del horario de oficina, cuando sea posible.
  • Procura no llevar el trabajo a casa contigo. Que espere hasta mañana. Si no, termina tu actividad y, al llegar a casa, deja el trabajo de lado para poder descansar y distenderte. Así no reducirás tu productividad, sino que la aumentarás.
  • Desconéctate. Cuando no estés trabajando, y si tu cargo así lo permite, apaga el móvil y evita revisar el correo electrónico. Pide a tus subalternos que sólo te contacten en casos de urgencia o emergencia, y no sólo para “mantenerte al tanto”.
  • Cultiva tus amistades, tu familia y tu propio ser. Haz actividades recreativas, comparte con amigos y no con colegas en el fin de semana, y evita hablar sobre el trabajo. Saca a pasear a tu mascota y comparte con tu familia para conversar de otros temas. Tu mente se relajará, y tendrás más bríos para comenzar la nueva jornada laboral al día siguiente.
  • Haz terapia. Normalmente se recurre a terapias cognitivo conductuales, pero puedes hacer la que creas más adecuada para superar una adicción al trabajo, así como lo harías con otros tipos de dependencias que quieras eliminar de tu vida.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Superar la Adicción al Trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Tareas y técnicas de trabajo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social