¿Son saludables los edulcorantes artificiales?

La verdad sobre los edulcorantes artificiales

Las esbeltas modelos de los comerciales y los cocineros de la TV nos recomiendan usar edulcorantes y endulzantes artificiales para cuidar nuestra figura, pero la verdad es que estos son productos que, si bien en su mayoría no son "perjudiciales", ciertamente tampoco son beneficiales para la salud. Se trata de químicos y compuestos sintéticos, cuya verdad develaremos en esta nota.

El consumo de los edulcorantes artificiales

Hay muchos que evitan el consumo de carbohidratos y azúcares, dejándose llevar por los consejos de esta industria de millones que es la de los endulzantes artificiales, pero la verdad es que una cucharadita de azúcar (o dos) en una taza de té no te engordará ni arruinará tu figura. De todos modos, hay algo que aclarar, y es que el azúcar tampoco es muy saludable debido al proceso de refinamiento industrializado, es por eso que lo ideal siempre será utilizar endulzantes naturales, como la miel o la melaza.

Cada mercado posee instituciones que regularizan y controlan los productos en venta, previo testeo en seres vivos, incluyendo humanos en su etapa final. Estos estudios determinan lo que se conoce como IDA, que es la Ingesta Diaria Admisible, es decir: la cantidad máxima que puedes consumir a diario de cada producto, para que no altere tu salud.
Este índice se expresa en función de un día, y según el peso de una persona. Así, el IDA de la sacarina sólida es de 5mg, lo que significa que para una persona con 60 kilogramos de peso, el consumo diario máximo de este endulzante será de 300 mg por día, resultado de la fórmula: 5 X 60 = 300 mg/día (0,3 gr).

Consumo máximo de los edulcorantes más comunes

Conociendo el IDA podemos determinar que tan beneficioso es la ingesta de los edulcorantes más comunes, según las cantidades aptas por día. Veamos:

Acesulfame K.: es 200 veces más dulce que el azúcar, no se metaboliza en el organismo y se elimina rápidamente en los riñones, sin acumularse. Su IDA es de 15mg por kilogramo del peso corporal.

Aspartamo (fenilalanina y ácido aspártico): Es un compuesto artificial que se transforma velozmente en el organismo durante la digestión, formando fenilalanina, ácido aspártico y metanol. Este endulzante es estable en un medio ácido pero resiste mal la alta temperatura, por lo que no se recomienda su uso en gastronomía ni en repostería.
Su IDA es de 40mg/Kg de peso corporal.

Sacarina: La tradicional Sacarina tiene un fuerte regusto amargo, que resiste bien las altas temperaturas y medios ácidos. Numerosos estudios en animales la han demostrado como perjudicial para los procesos hepáticos y relacionado con formación de tumores, aunque en humanos no se ha registrado casos perjudiciales. Su IDA es de 5mg/Kg.

Sucralosa: Compuesto extraído del azúcar, es mucho más estable y llega a ser 600 veces más dulce que el azúcar. Esta molécula pasa por el cuerpo sin alteraciones y sin metabolizarse, se elimina luego del consumo, y por lo tanto no se acumula en el organismo. Su IDA es de 15mg/kg.

Steviosida: Es un compuesto proveniente de la planta de Stevia Rebaudiana. Se trata de un glucósido formado por tres moléculas de glucosa y una de steviol, un alcohol carboxílico diterpénico. Es 150 veces más dulce que el azúcar y su sabor tiene un regusto alicorado.
Aunque se la comercializa, la steviosida no ha sido autorizada en muchos países para su uso como edulcorante artificial. Su IDA ha sido establecido en 5,5mg /Kg.

Ciclamato:El Ciclamato, por su parte, ha sido prohibido en numerosos países por sus notables relaciones a procesos tumorales y cancerígenos, con un IDA de 7mg/Kg de peso. Los niños son aún más vulnerables a sus acciones nocivas, y su consumo no es recomendable en ningún caso.

¿Qué edulcorante artificial elegir?

Los expertos recomiendan que, en lugar de elegir edulcorantes y endulzantes acalóricos, se sustituya el azúcar naturalmente, o entretener al paladar con sabores menos dulces, como las frutas. Ello se debe a que estos edulcorantes engañan al organismo, que los confunde y no logra identificarlos. Al ingerirlos, el páncreas detecta la dulzura y secreta insulina, pero al no encontrar azúcar en la sangre, la elimina y nos hace sentir débiles, hipoglucémicos y con una sensación de hambre constante.

De todos modos, si aún crees que estos productos son una buena forma de endulzar tus comidas, te recomendamos nuestro artículo cómo saber qué edulcorante usar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Son saludables los edulcorantes artificiales?, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social