Síntomas de Envejecimiento por Estrés

¿Qué es el Envejecimiento por Estrés?

Apuros, angustias, ansiedad, incertidumbre, todas situaciones de vida habituales en nuestros tiempos que nos dejan a merced de un peligro silencioso pero muy real: el envejecimiento por estrés. Cada célula de tu cuerpo se ve afectada por esta enfermedad actual, causando estragos en tu salud, en tu físico y también en tu mente y emociones.

Una de sus consecuencias más visibles es el deterioro del aspecto físico y de la energía de una persona. Aparecen conductas nocivas que incluyen depresión, agresividad, desgano, incluso arrugas en la piel y debilitamiento del cabello y las uñas. Sin embargo, no sólo afecta los humores y la apariencia, sino que daña y resta vida a cada parte de tu cuerpo.

Síntomas en el cuerpo de envejecimiento por estrés. Cómo identificar el envejecimiento por estrés. Detectar envejecimiento por estrés

© Depositphotos.com/monkeybusiness

Imagen 1. La ansiedad, angustias, preocupaciones y la falta de descanso son algunas de las puertas de entrada de esta condición.

Esta situación te deja a merced de un montón de enfermedades, dolores y malestares de todo tipo. Por eso, aprender a tomarse la vida con calma y buscar la felicidad debe ser tu principal prioridad. Una mente sana, un espíritu elevado y una existencia feliz son el camino más directo a una mejor salud.

Síntomas de envejecimiento por estrés

Tan sólo a nivel visible, sin adentrarnos en los asuntos del deterioro de la salud, este mal sumará años a la imagen que te devuelve el espejo, incluyendo:

En el cabello: Se debilitan las hebras de tu melena y se reduce la irrigación al cuero cabelludo. Además, la acción de los radicales libres (que afecta a cada célula de tu ser) produce menor salud capilar. Como consecuencia, el cabello queda más propenso a la caída prematura, pierde brillo, se torna quebradizo y, claro, también toma una apariencia canosa mucho antes de lo que debería, producto de la pérdida de las células madre provenientes de los folículos pilosos encargadas de darle su color natural.

En la piel: La acción de los radicales libres propicia el envejecimiento prematuro de cada célula, incluyendo de la piel. Los desbalances químicos y hormonales también privan a tu órgano externo de su colágeno y elastina, haciendo que tu cutis pierda brillo, se agriete y reseque, luzca arrugas y líneas de expresión, y se vea ceniciento y con manchas similares a las de edad y con acné etario.

En el cuerpo: El cuerpo completo se ve más expuesto a la sequedad, toma un aspecto opaco y poco elástico, y queda también más propenso a enfermedades inflamatorias. Es habitual ver irritaciones, rosácea, desarrollo de eccemas y psoriasis, etc.

En el rostro: Tu rostro es quien da señales más visibles de las nefastas consecuencias. Los ojos pierden brillo y energía, se desarrollan bolsas o abultamientos, se oscurece la piel de las ojeras, y se marcan las líneas de expresión (en torno a la boca, a los ojos, en la frente). Es habitual ver un engrosamiento de la mandíbula, producto de conductas típicas de la ansiedad, como apretarla o rechinar los dientes.

Para evitar estas consecuencias muy poco agradables debes procurar relajarte, buscar la felicidad y vivir en mayor armonía. El envejecimiento por estrés es un verdadero peligro en nuestras sociedades, pero su cura está a nuestro alcance.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Síntomas de Envejecimiento por Estrés, te sugerimos que visites nuestra sección Trastornos y malestares.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social