Cuándo NO deberías ahorrar

Cosas en las que NO debes ahorrar

Hay muchas cosas en casa y en nuestra vida que podemos solucionar nosotros mismos, con elementos que ya tenemos y con algo de ingenio y esfuerzo. El DIY ha ganado enorme terreno en el mundo entero, pues nos ayuda a ahorrar, al tiempo que nos da una conexión directa con el bienestar de nuestro día a día.

También aplicamos muchísimas estrategias para optimizar el dinero, gastar menos, pero hay algunas otras cosas en las que, definitivamente, NO debemos ahorrar.

Cuándo NO hacerlo tú mismo

Es fácil de anticipar: si no sabes qué estás haciendo ni cómo usar los materiales, no lo hagas sin antes capacitarte adecuadamente. Si no hay tiempo para realizar capacitaciones, necesitas contactar a un especialista experimentado para hacer ciertas reparaciones, ya sea en el hogar o en los artefactos, pues un error podría provocar muchos más gastos en poco tiempo.

No intentes hacer construcciones o instalaciones de servicios sin saber a la perfección qué estás haciendo. Además de quedar expuesto a futuras reparaciones que serán aún más costosas, también puedes estar poniendo a riesgo a tu familia. Se incluye aquí construcciones, divisiones de ambientes en estructuras, instalaciones de gas, de electricidad, de agua y de cloacas, limpieza de pozo séptico, reparación de artefactos de tecnología avanzada (como la nevera, el freezer, la TV, el lavarropas, etc.) y muchos más. ¡No lo intentes sin saber!

Gastos en los que no debes ahorrar

Hay algunos bienes en los que ciertamente querrás tener la mayor calidad posible. Para estos, confía en los productos con certificados específicos, y lee las listas de ingredientes para conocer más sobre los de segundas marcas o marcas nuevas del mercado. Ya que suelen ser más costosos, usa los descuentos, cupones y todos los beneficios que puedas aprovechar.

Estos productos en los que no querrás ahorrar sin estar seguro de estar recibiendo la mayor calidad posible incluyen los alimentos (todos ellos, en especial los frescos y los lácteos), los productos de higiene personal (los del cuidado de la piel, del cabello, elementos de baño, cuidado íntimo y otros). También los maquillajes y todo lo que pongas en tu piel debe ser de buena calidad, pues los más económicos y que tengan gran cantidad de quimicos, sintéticos y demás, pueden dejar toxinas en tu piel y dejarte expuesto a muchas enfermedades.

La atención médica y los medicamentos que necesites no debe ser algo en lo que escatimes. Nunca se puede tener demasiado cuidado aquí: hay muchas personas y marcas inescrupulosas que, en poco o en algo de tiempo, pueden hacer más mal que bien. Asiste a los centros reconocidos, trátate con profesionales certificados, y sólo consume fármacos con los correspondientes sellos de aprobación.

Nunca pongas en tu boca, en tu piel o en tu cuerpo algo cuya calidad no conozcas y puedas verificar. No recibas asesoramiento médico de personas cuyos títulos no puedas verificar, ni hagas reparaciones hogareñas sin saber perfectamente lo que haces. No hay ahorro suficiente que valga poner a riesgo tu salud o la de tu familia, ¡y para eso es que ahorras en otras cosas!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Servicios y elementos en los que no debes ahorrar, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social