Cómo ser un Emprendedor Ecológico

Un Emprendimiento Ecológico

Algunos suelen pensar que los emprendimientos no pueden ir de la mano con el medio ambiente, y se equivocan. Hay muchas formas de ser un empresario "verde", y a la vez, una obligación por parte de cualquier persona, sin importar su trabajo o su proyecto profesional. En el siguiente artículo aprenderás cómo ser un emprendedor ecológico.

Guía para ser un Emprendedor Ecológico

Sin dudas, esta ecuación es cada vez más aceptada, respetada y exigida por los consumidores, quiénes buscan empresas que sean "amigas" del medio ambiente al momento de adquirir productos o servicios. Ya sea que el packaging sea reciclable, que tenga una buena política de responsabilidad social empresaria, que produzca de forma local, etc., todo ello suma puntos para una gran cantidad de clientes.

Si deseas ser un emprendedor ecológico debes tener en cuenta algunos aspectos para que la idea de ser "verde" no se convierta en un rotundo fracaso. En primer lugar, tendrás que planificar a largo plazo para superar la inmediatez. Debe incluirse el uso de energías renovables (solar o eólica son las más utilizadas), manejo de recursos (separación de residuos, reciclado, etc).

En segundo lugar, invertir con inteligencia, es decir, saber en qué cosas vale la pena depositar el dinero que se tiene disponible, que en los primeros momentos no suele ser demasiado. Los conceptos de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente pueden ayudarte a ahorrar en algunos gastos, o bien hacer una inversión inicial más alta que se amortice en el corto o mediano plazo. Por ejemplo, una instalación para energía solar es más costosa que la de electricidad, pero a la larga, es más económico cada mes.

El tercer aspecto a tener en cuenta para ser un emprendedor ecológico es conocer el mercado en donde se piensa actuar. En América Latina, por ejemplo, el mercado de productos a favor del medio ambiente sigue siendo costoso o inexistente. Entonces, hay veces que el proyecto no puede ser 100% sustentable. Nadie exige eso, pero si que, en la medida de lo posible, se adopten medidas verdes desde el inicio del proyecto.

A su vez, es bueno crear una imagen ecológica de empresa. Esto no quiere decir que el logo sea verde con el dibujo de un árbol, pero si que venda productos o servicios que vayan de la mano con esta ideología, si se la quiere llamar de alguna manera. En las prácticas cotidianas el emprendedor ecológico evitará bajo toda circunstancia derrochar.

Este sería el punto más "factible" de lograr, pero se basa en la enseñanza y en la toma de consciencia. Es decir, que cuando estamos comenzando es fácil ser ecológico por una cuestión de evitar gastos (usar los dos lados de una hoja, por ejemplo, o aprovechar un mueble viejo para restaurarlo y no tener que comprar uno nuevo). Sin embargo, cuando la compañía va creciendo, y junto con ello los ingresos, se empieza a olvidar un poco la premisa de ser un emprendedor ecológico. Esto es lo que debemos evitar. Es importante explicar a los socios o a los empleados de qué manera continuar en la senda verde y mantenerla.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ser un Emprendedor Ecológico, te sugerimos que visites nuestra sección Tareas y técnicas de trabajo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social