Seguridad en la casa para el bebé

Un hogar seguro para el bebé

Con recién nacidos y bebés pequeños, las medidas de seguridad tienden hacia la higiene adecuada, el control de la temperatura y la carencia de ráfagas de aire. Pero cuando el bebé crece y comienza a moverse por cuenta propia, la cuestión es diferente.

Veamos cómo implementar medidas de seguridad y bienestar en el hogar de modo de proteger al bebé y asegurar un óptimo desarrollo.

Pisos seguros: Los pisos deben estar siempre higienizados, desinfectados, y en lo posible tratados para evitar resbalones al gatear y al caminar. Las alfombras hipoalergénicas son ideales, ya que se pueden colocar sólo donde lo necesites.

Seguridad en la escalera: Coloca puertas de seguridad en ambos extremos de la escalera, para evitar que el bebé suba o baje sin atención adulta. Si no tienes puertas o rejas de seguridad, coloca baúles o muebles que impidan su paso.

En las tomas eléctricas: Nunca dejes lámparas o elementos eléctricos al nivel del piso o al alcance del bebé, incluyendo ventiladores, radios, televisores y demás. Coloca tapones de seguridad en enchufes y tomas eléctricas, pero evita los elementos decorativos que puedan capturar más su atención. Oculta o sujeta los cables sueltos con trabas, pues el bebé podría tomarlos y jalar de ellos.

Objetos fuera de su alcance: Mantén bolsas y elementos plásticos fuera del alcance de los niños, incluyendo aquí juguetes de tamaño pequeño, la ropa de la tintorería, globos inflables y otros que los pequeños pudieran colocar en sus cabezas o incluso tragar.

Medidas de seguridad para el bebé al bañarlo

Coloca trabas y rejas que separen a los niños y bebés de las zonas de agua, como la bañera y piscinas, estanques y todo aquello que contenga más de 5 centímetros de agua.

Además de usar los elementos adecuados para la higiene del bebé, asegúrate de no colocar demasiada agua en la bañera, sino lo suficiente para cubrir sus piernas estando sentado, siempre en manos de un adulto, y con el agua a no más de 35°C (templada). Para bebés pequeños, es conveniente adquirir soportes de bañera, que son sillas plásticas en las que posas al pequeño a la hora del baño, evitando que gire o se resbale.
Nunca dejes a un niño solo en la bañera, ni siquiera por un segundo.

Al cambiarlo, no lo dejes solo en la mesa, pues tienden a rodar. Usa siempre la correa de seguridad y prepara primero los elementos antes de colocar allí a tu bebé. Si no tienes depósito de pañales sucios, es mejor arrojar los desechos al piso y luego limpiar, que dejar al bebé sin atención para ir a depositar los pañales y suciedades al contenedor.
Al vestir al bebé, evita usar prendas con cintas, cordeles o tiras que pudieran tragar o enrollarse en su cuello, y también los botones y adornos por igual motivo.

Cuando el niño sea ya mayor, coloca adhesivos antideslizantes dentro de la bañera para que el pequeño pueda sentarse y jugar por su cuenta (siempre contigo presente), evitando resbalones que pudieran hacerlo caer y golpearse. También evita tener elementos eléctricos en el sanitario, en especial en la zona de la ducha, aunque estén desconectados de la pared, ya que el niño podría enchufarlos por curiosidad con malas consecuencias.

Seguridad del bebé en la cuna y muebles

Coloca siempre almohadas o "chichoneras" alrededor y por dentro de la cuna del bebé, y siempre pon barreras altas para que el pequeño no pueda salir. Usa sábanas y abrigos livianos, hipoalergénicos y suaves, sin tinturas, botones u otros elementos poco saludables.

Con respecto a los muebles, instala elementos acolchados en las esquinas de las mesas y todos los sectores duros para evitar golpes. Además, coloca trabas de seguridad en puertas, pues los pequeños podrían abrirlas y tomar elementos indeseados, o atrapar sus dedos y herirse al cerrar. Lo mismo debe hacerse para los cajones, el horno, y cualquier espacio donde el pequeño pudiera hacerse daño.

Seguridad del bebé en el coche

Siempre lleva a tu bebé bien asido en la silla del coche, de espaldas al asiento frontal hasta los tres meses, y luego de frente, pero siempre en su silla. Los niños de hasta 4 años deben viajar en sillas adecuadas, pues los cinturones de seguridad no son adecuados para sus pequeños cuerpos y, en caso de accidentes, pueden salir despedidos del vehículo.
En el coche de pasear (carreola) siempre sujeta al bebé con el cinto de seguridad, llévalo de espaldas si hay vientos, y usa los parasoles y cobertores anti insectos al estar al aire libre.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Seguridad en la casa para el bebé, te sugerimos que visites nuestra sección Seguridad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social