Cómo Saber si una Joya es Real o Imitación

Cómo Saber si una Joya es Real o No

¿Quieres vender en la joyería esas alhajas antiguas y necesitas saber de antemano si son piezas valiosas?. Hay muchas técnicas para saber si una joya es real o imitación.

Ya no hace falta contratar los costosos servicios de los joyeros profesionales, ya que aquí analizaremos las gemas, diamantes, oro y otras piedras preciosas para descubrir si son verdaderas o simple bisutería.

Cómo saber si una gema es real o imitación

Para evaluar las gemas debes analizarlas con tus ojos, como primer paso. Busca un sitio con buena iluminación (de LED o dicroica puede servir, aunque la segunda puede modificar los colores), la luz del sol también servirá. Coloca una hoja de papel blanco en la mesa, iluminado por la luz potente, y ten a mano una lupa si no ves del todo bien, o si quieres mejorar la calidad de tu análisis.

Guía para saber si las joyas son reales o de imitación. Cómo descubrir si un diamante es real o no. Señales para saber si una joya de oro es real

© Depositphotos.com/londondeposit

Imagen 1. Analiza tus piezas con buena luz y la ayuda de una lupa, para saber si se trata de algo real o de imitación

Examina la superficie: las gemas reales suelen tener pequeños defectos, rayones, golpecitos que han sufrido con el paso del tiempo. Al ser elementos naturales, no son del todo perfectos ni lisos. Las gemas de imitación, en cambio, tendrán una apariencia perfecta, sin defectos. Bajo la luz directa, las reales lucirán un brillo normal, producto de su superficie despareja, mientras que las de imitación brillan mucho más, pues su superficie casi perfecta refleja y refracta mejor la luz.

También, estas joyas naturales tienden a ser algo más pesadas que las de imitación, aunque este detalle no es perceptible a simple vista (ni tomándolas con las manos). Sólo podrías determinarlo con una balanza específica, y probablemente comparándola con una gema totalmente natural y del mismo tamaño.

Cómo reconocer los cristales reales

Caireles, gemas, dijes, copas u otros elementos de cristal también pueden ser evaluados en casa, para saber si se trata de piezas reales que tienen un valor de reventa mucho mayor. Para analizarlo, nuevamente hazlo en un sitio bien iluminado, con una superficie blanca y lisa por debajo, y usa una lupa de mano.

Dependiendo del objeto del cual se trate, el cristal real tendrá ángulos simétricos y bien definidos, rectos, sin desgaste que los redondee (incluso pueden ser “dolorosos” al tocarlos). En la superficie no debe haber costuras (esas líneas que se producen al moldear las piezas), ni burbujas, sino que será completamente pareja y casi perfecta. Tampoco habrá sectores de diferente grosor o que aparenten haberse “derretido”.

Una técnica bastante fácil para saber si el cristal es real o imitación es posar los labios encima, o pasarle la lengua (límpialo primero). El cristal real se mantiene frío incluso en un día caluroso, mientras que el manufacturado y el vidrio se calientan a la temperatura de ambiente.

Cómo saber si un diamante es real o imitación

Los diamantes pueden ser identificados con algo de astucia. Mientras que los especialistas los someten al peso, test de rayones y otros, tú puedes hacer pruebas caseras fáciles para saber si esa joya es real o imitación, dependiendo de su forma y tamaño.

El primero y más fácil es el del aliento: sujeta la pieza con tus dedos pulgar e índice, tocándolo lo menos posible, y acércalo a tu boca. Exhala para intentar dejarle tu aliento (como cuando los niños juegan con las ventanas para dibujar en ellas): el diamante real no conserva la condensación por más de uno o dos segundos, mientras que la imitación sí lo hará.

En diamantes reales, si lo observas desde arriba no podrás ver el pico inferior, pues es una pieza de superficie pareja que refracta la luz adentro e impide ver a través; hace un efecto similar al del caleidoscopio. En piezas de imitación, mirando desde arriba sí podrás ver el ángulo inferior. También por su estructura, el diamante real refleja la luz brindando sombras grisáceas por todo su cuerpo, mientras que los de imitación presentan colores variados al ser expuestos a la luz, normalmente en la parte superior o la capa externa.

Cómo saber si las joyas de oro son reales o imitación

Finalmente, para reconocer oro verdadero puedes hacer la prueba del ácido sulfúrico (se retira una pequeña partícula y se la humecta con el ácido: la joya real no se disuelve), o también la prueba del raspado, que es la que usan los joyeros.

Antes de ir a vender esa pieza puedes hacer algo bastante simple. Además de buscar el sello que identifique los quilates del oro, prueba con perforarlo con un alfiler. El oro falso romperá el alfiler, las piezas bañadas desprenderán su capa externa, mientras que el oro real no se descascara y, si hicieras presión, hasta podrías hacerle una mella, pues es un material dúctil y maleable. También su uso te dirá si es una pieza real, bañada o de imitación, ya que el oro verídico no se oxida ni se descolora con el uso.

Todas estas son pruebas fáciles que, aunque no den una respuesta definitiva y se requiere de mayores análisis para ello, te ayudarán a saber si tus joyas son reales o imitación, algo fundamental antes de venderlas o comprar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Saber si una Joya es Real o Imitación, te sugerimos que visites nuestra sección Accesorios.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social