Cómo saber si un compañero de trabajo es tóxico

Análisis para detectar compañeros de trabajo tóxicos

Tal vez el primer día de trabajo todos parecían interesantes, amables, dispuestos a ayudar, pero con el paso del tiempo, se empezaron a "caer las caretas" y a ver los verdaderos rostros. Si notas algo diferente en alguien del cual tenías una buena impresión, entonces es tiempo de hacer un estudio detallado de sus actitudes para saber si se trata o no de un compañero "tóxico".

Tipos de compañeros tóxicos

Conociendo la siguiente clasificación será más sencillo reconocer a los compañeros de trabajo tóxicos:

Los víctimas. Son aquellos que siempre están buscando parecer los damnificados de cada decisión o tarea: que no pueden solos, que necesitan ayuda, que es un trabajo muy pesado, que mejor lo haga otro, etc. Todo está puesto en su contra, son inocentes de cada cosa que ocurre y sobre todo, no hacen nada para cambiar, sino que buscan que los demás les tengan lástima y actúen en su defensa.

Los malhumorados crónicos. Estos compañeros tóxicos son los que desde primera hora están con mala cara, no devuelven un saludo, nunca se los ve sonreír, no mantienen contacto con nadie, contestan mal, tienen el entrecejo fruncido y para ellos, todo siempre es un "caos".

Los desganados. Son los que las ojeras les llegan al suelo, siempre se quejan de que no han dormido bien, que les duele la cabeza, se molestan si alguien habla un poco más alto o coloca música, se sienten molestos y beben café de a litros. Su estado de animo siempre está cerca del sufrimiento y sobre todo, no hacen nada, ni para ellos ni para nadie.

Los manipuladores. Son los tóxicos más inteligentes, y a su vez, los más peligrosos. Cuentan con una gran capacidad para engañar a los otros para su propio beneficio, no les importa mentir o sobrepasar los límites para alcanzar sus objetivos, que nunca son grupales. No dudan al momento de traicionar y de hacer quedar mal al otro. Tergiversan la información y hacen que algunos estén de su lado con promesas falsas.

Los quejosos. Este es el clásico número uno de los compañeros tóxicos de una oficina. No importa sobre qué, siempre van a criticar. Comienzan desde temprano con el tráfico, el transporte, el clima (si llueve se quejan, si sale el sol se quejan, si hace frío se quejan) y la llegada tarde. Luego, cuando hay que hacer algo, vuelven a su típico discurso de que son explotados, que deberían pagarles más. Nada sirve para que estén felices, siempre serán negativos.

Los trepadores. Similares a los manipuladores, pero aún más peligrosos. Siempre quieren adueñarse de los méritos de otros para que los superiores lo feliciten. No tendrían problema en pisotear al jefe para tomar su puesto. Están siempre al lado de quién más les conviene.

Los chismosos. Son los que siempre lanzan rumores y se encargan de esparcirlos por toda la oficina. Claro está, con datos falsos o agrandados de la realidad.

¿Reconoces a algunos de tus compañeros en estas categorías?. Pues entonces lee el artículo Cómo tratar a un compañero de trabajo tóxico para saber qué hacer.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo saber si un compañero de trabajo es tóxico, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?
26 valoraciones.
El 88% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social