Cómo rizar las pestañas

Técnicas para rizar las pestañas

La permanente de pestañas es una promesa de un marco mucho más agraciado para nuestra mirada. Con resultados activos y visibles por meses, esta técnica pareciera ser la mejor opción para quienes tienen pequeños vellos como toldos en sus párpados. Pero no es la única alternativa, sino que compite al mismo nivel con los métodos convencionales, realizados en casa, y casi sin gastos asociados.

Cómo usar el rizador de pestañas

El rizador es una suerte de tijera sin filo con dos superficies, una cóncava y una convexa que, al presionarse sobre la base de las pestañas, las arquea naturalmente y sin dolor. Los hay en una infinidad de versiones y precios, siendo algunos simples y otros recubiertos, y hasta algunos electrónicos que adquieren calor para acelerar y fijar mejor el proceso.

Para usar el rizador, lo mejor es humectar primero las pestañas con aceite de almendras dulces, para fortalecerlas y fijarlas mejor. Puedes aplicar otros aceites esenciales o aceite de bebés con el mismo objetivo.

Calienta el rizador sumergiéndolo en agua bien caliente o soplándolo con el aire de la secadora de cabellos, sin demasiada temperatura para no quemar la delicada piel. Luego de calentar y con las pestañas humectadas, cierra haciendo leve presión por diez a quince segundos en la base de las pestañas, al natural o ya maquilladas. No deslices el rizador, pues podrías romper o quitar algunos vellos.

Arquear las pestañas con cucharas

El uso de cucharas metálicas es una opción más casera y aceptable. Se trata de arquear las pestañas por acción mecánica, aprovechando la curvatura del dorso e interior de estos cubiertos para imitar las formas en los vellos. Puedes usar de a una cuchara, caliente y presionada contra las pestañas, o bien hacer presión con dos cucharas (de tamaño de té o de café) una por debajo y una por arriba. Otra posibilidad es usar una cuchara por debajo y el dedo pulgar encima, para un efecto suave y delicado.

Cómo arquear las pestañas con tus manos

Utilizando sólo tus dedos también es posible arquear las pestañas, e incluso hacer la técnica aprovechando la fijación del rímel o maquillaje de pestañas: aplica una a dos capas y, sin esperar a que seque, calienta tus dedos frotándolos unos con otros. Presiona sobre los vellos para arquearlos hacia arriba y adentro, sosteniendo la pose por unos dos a tres minutos, mientras se seca y fija la máscara.

Si quieres hacer la técnica sin maquillaje, sólo frota tus manos con las palmas para calentarlas (o bien sumérgelas en agua caliente unos segundos) y presiona con el dedo índice o el mayor sobre las pestañas, para arquearlas hacia arriba y adentro.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo rizar las pestañas, te sugerimos que visites nuestra sección Maquillaje.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 78% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social