Cómo reutilizar las toallas y toallones

Cu ando las toallas y toallones del baño han terminado ya su ciclo de uso normal, comienzan a percudirse, a afearse, e incluso puede que algún descuido las haya rajado o dañado en algún sector. Normalmente en estos casos terminamos por botar esta toalla o toallón a la basura, sin pensarlo dos veces. Pero hay muchas cosas que podemos hacer para reutilizarlos, de maneras creativas y funcionales, como las que veremos a continuación.

Por ejemplo, con un toallón que ya esté un tanto maltrecho podremos crear un bolso playero, útil para trasladar la lona, la sombrilla y los enseres de playa sin lamentar depositarlo en el piso o que se ensucien. Sólo bastará doblar la toalla por la mitad, coserle unas asas (puede ser con tiras de la misma tela) y colocarle un sistema de cierre (cierres, abrojos o velcros u otro) y ya tendremos listo un bolso todo terreno para las salidas al aire libre.

Otra gran idea que podemos poner en práctica para reutilizar las toallas es crear una funcional alfombra para la salida de la ducha, el cuál podremos meter al lavarropas sin problemas. Para ello, recortamos tiras de toalla del mismo ancho, y las iremos anudando en torno a una reja plástica, para que tome firmeza. También podemos crear un ovillo de toalla (uniendo los extremos de las tiras con nudos para que resulte más vistoso) para luego tejer al crochet, a dos agujas, o en estilo macramé, anudándolas. Con ello obtendremos una singular alfombra personalizada para el baño.

Con los toallones usados se puede hacer una camita para nuestras mascotas, uniendo los laterales de un toallón doblado y rellenándolo con trozos irregulares de toallas viejas. Esto hará un colchón muy útil para el perro o gato, en especial durante el invierno, ya que proveerá una capa aislante contra el frío del piso y una superficie mullida donde descansar.

Una técnica muy puesta en práctica es recortar el toallón, en especial cuando no está percudido o aplanado, sino cuando ha sufrido alguna rajadura o rotura. Simplemente recortamos rectángulos o cuadrados de diversos tamaños para utilizar como toalla de mano u otros usos, haciendo con la máquina de coser los dobleces para dar una buena terminación. Luego, podemos decorarla según el estilo de nuestro baño, con cintas, tejidos, adornos o accesorios que vayan al tono.

La última recomendación es intentar darle todo el uso posible: si la toalla está muy maltrecha, siempre queda la posibilidad de hacer con ella recortes que sirvan de trapo para la limpieza del hogar, del automóvil, o para tener siempre a mano en casos de goteras, manchas u otros sucesos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo reutilizar las toallas y toallones, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 78% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social