Cómo Reutilizar el Aceite Usado

Te enseñamos la manera más fácil de recuperar el aceite en las sartenes, para que tus comidas no se contaminen con los restos quemados de las frituras anteriores.

Cómo Reutilizar el Aceite Usado

Tips para Recuperar el Aceite Usado

Usaste una enorme botella de aceite para freír buñuelos, milanesas u otros alimentos empanizados, y ahora el líquido está repleto de miguillas. Ya sabes bien que, cuando vuelvas a calentar esa sartén, los restos de comida se quemarán, y lo peor es que son tan pequeñas que no puedes tomarlas con una espumadera. ¡Qué hacer?. Pues la respuesta es simple: aplica este genial truco para reutilizar el aceite usado, y dejarlo limpio y fresco para tus próximas frituras.

Las técnicas convencionales

Muchas personas evitan reutilizar el aceite por miedo a que se queme y resulte peligroso para tu salud. Pero si fríes a temperaturas controladas y aplicas técnicas para evitar que se queme (como poner un trocito de corcho natural para que regule su temperatura),  no tendrás ningún inconveniente.

Guía para recuperar el aceite usado. Cómo limpiar el aceite usado para volver a cocinar. Consejos para reutilizar el aceite usado
Si usas poco aceite el método del filtrado es más adecuado, pero para grandes cantidades esta técnica será genial.

"Si en el aceite hubiera muchos restos, intenta quitar tantos como puedas con una espumadera."

La técnica convencional es filtrarlo. Aún caliente, usa un filtro de papel para café, para trasvasar el aceite a un frasco limpio y seco, apto para el calor. Déjalo enfriar completamente antes de cerrar el frasco y conservar en el refrigerador. Esta técnica es útil para cuando tengas pequeñas cantidades de aceite para diversas frituras, por ejemplo: de alimentos dulces, pescados y mariscos, empanizados u otros.

Cómo limpiar el aceite usando gelatina

Esta es una novedosa técnica que resulta genial para cuando quieres recuperar el aceite en gran cantidad. Si has usado medio, uno o más litros para cocinar, este es el método que necesitas. Consigue un sobre (o una cucharada grande) de gelatina sin sabor, y agua hirviendo.

En una taza pon la gelatina y aproximadamente media taza de agua hirviendo. Revuelve bien, verificando que la gelatina se disuelva a la perfección. No debes dejar que el líquido se enfríe, pues se solidificaría y no podrías hacer esta técnica adecuadamente.

Cómo limpiar el aceite de cocina usado. Guía para recuperar el aceite usado para cocinar. Cómo recuperar el aceite de la cocción

Cuando fríes empanizados el aceite queda lleno de miguillas. Pero quedarán fácilmente apresadas en la gelatina con este método casero.

"Con algo tan fácil como mezclar gelatina y agua podrás limpiar el aceite que hayas usado sin importar la cantidad, y disfrutar tus comidas sin sabores mezclados."

Si en el aceite hubiera muchos restos, intenta quitar tantos como puedas con una espumadera. Después, con el agua y la gelatina aún bien calientes, sin temor vuelca el líquido en el aceite frío o tibio, y revuelve muy bien para integrar ambas preparaciones. No temas por la combinación de agua y aceite: la gelatina se encargará de separarlos, para evitar las tan temidas explosiones.

Cuando el agua y la gelatina se hayan dispersado bien, deja en la encimera hasta que tome temperatura de ambiente, y luego lleva al refrigerador por toda la noche (o, al menos, 3-4 horas). El frío cuajará la gelatina, que apresará tanto el agua como también la suciedad.

Cuando tomes la sartén o la olla a la mañana siguiente, verás que se ha formado una capa sólida en la base. Sólo tómala levantándola suavemente con una espátula delgada, y descártala. Tu aceite quedará limpio, sin restos de alimentos, y sin agua en su interior, listo para volverlo a usar.

Con algo tan fácil como mezclar gelatina y agua podrás limpiar el aceite que hayas usado sin importar la cantidad, y disfrutar tus comidas sin sabores mezclados.