Cómo Restaurar Sillas Viejas

Ideas para Restaurar Sillas Viejas

Restaurar sillas viejas es una manera de renovar la ambientación de todo tu hogar, sin gastar más que algunas monedas en materiales económicos que, usados de modos estratégicos, te ayudará a crear piezas únicas.

Convida un poco de tu personalidad a tu casa con estas ideas fáciles para recuperar sillas deterioradas, muy fácil y en sólo una tarde de trabajo.

¿Qué necesitas?

Primero, claro, necesitarás las sillas viejas. Pueden ser esas que tienes en el ático, olvidadas, o también las que usas a diario y que ya están vencidas y afeadas. Pueden ser de madera, de caño o plásticas. Lleva todas las que tengas a tu zona de trabajo, para analizar las mejores soluciones e ideas posibles.

Pasos para restaurar una vieja silla. Cómo recuperar sillas viejas. Técnica para restaurar sillas viejas de madera, caño o metal

© Depositphotos.com/master3d

Imagen 1. Reemplaza los tapizados por cintas y materiales coloridos, para restaurar sillas y sillones de manera original.

También necesitarás lo siguiente:

- Cola blanca (si son sillas de madera) o adhesivo de contacto (si son metálicas o plásticas)
- Sargentas de sujeción
- Clavos sin cabeza
- Martillo y tornillos adecuados
- Taladro
- Listones de madera o de caño hueco
- Papel de lija
- Fijador sellador al agua o convertidor de óxidos (para maderas, plásticos y metales)
- Pinturas acrílicas (si son de madera) o esmaltes sintéticos en aerosol o de lata (para las metálicas o plásticas)
- Barniz esmalte o látex
- Cintas plásticas o de fibras naturales
- Cinta adhesiva de pintor
- Borlas
- Cojines planos
- Retazos de telas

Y lo que sea que tengas en casa y que quieras reutilizar de un modo responsable

Primer paso, reparar las sillas viejas

El primer paso para restaurar sillas deterioradas es devolverles su buena estructura, permitiendo un uso optimizado. Analiza si el cuadro de la silla es el correcto, o si se mueve cuando te sientas en ella, si rechina y demás. Si se puede, separa las piezas, líjalas, y vuelve a encolarlas, sujetando con cintas o sargentas para permitir que el adhesivo selle adecuadamente.

Si las patas de la silla fuesen libres (sin unión entre sí) y consideras que le vendría bien tener más resistencia, une de a dos o entre cada pata con un listón de madera, un caño, o una cinta decorativa de gran resistencia. Esto impedirá que las patas tiendan a separarse cuando alguien con cierto peso corporal se siente en ellas.

Si notas que el respaldo es algo débil, complementa sujetando (adhiriendo, atornillando) listones que fortalezcan el marco de la silla, por el dorso. Si tienen patas demasiado delgadas, coloca cuatro topes plásticos del tamaño adecuado, para poner las sillas restauradas en el jardín sin que se entierren ni resbalen.

Cómo restaurar sillas y darle estilo

En sillas de madera, deberás lijar para retirar pintura y suciedad, aplicar una capa de fijador sellador al agua, y después pintar a tu gusto con pintura látex o acrílica. En caso de que sean metálicas o plásticas, lija para crear una superficie mordiente, y pinta con esmalte sintético, mejor si es en aerosol. En ambos casos puedes aplicar barniz para proteger, al agua o sintético, respectivamente.

Para embellecer tu silla, prueba con reemplazar las cintas o el tejido con cintas de otros colores, entrecruzándolas en la técnica de cestería. También puedes enrollar hilos y lanas coloridas, fijándolos con adhesivo de contacto, en torno de las patas y los marcos del respaldo.

Otra manera de restaurar sillas viejas es cambiar los paneles por listones, colocar cojines asidos con cintas, y lucir fotos, recortes y elementos planos en la técnica de decoupage o, por qué no, reemplazar la tapicería por materiales sintéticos mucho más originales, como felpudos, césped largo sintético y lo que se te ocurra.

Sólo con dar un color más vivo y hacer alguno que otro reemplazo de materiales podrás recuperar sillas viejas y dejarlas como si fueran nuevas, ¡y exclusivas!.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Restaurar Sillas Viejas, te sugerimos que visites nuestra sección Muebles.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social