Cómo reparar una cerradura

Cómo reparar algunos problemas comunes en las cerraduras

Una llave atascada, quebrada o que no gira del todo bien puede tener una simple solución, sin que sea necesario llamar a un cerrajero de urgencia y gastar una pequeña fortuna. Aprendamos a sortear los más habituales inconvenientes en las cerraduras hogareñas, utilizando lo que tienes en casa.

¿Falla el marco o la cerradura?

Lo primero por hacer ante el fallo es analizar el caso. A veces creemos que la cerradura o el picaporte han sufrido una rotura, pero el verdadero desperfecto está en el pestillo o en el marco de la puerta. Así, cuando notes que está un tanto dura o difícil, lo primero que debes hacer es abrir la cerradura y accionarla fuera del marco, para corroborar si el problema persiste o no.

Si con la puerta abierta la cerradura acciona correctamente, entonces el problema seguramente esté en el marco. Una puerta de madera puede hincharse con facilidad, y una metálica puede moverse. Para saber si el pestillo está rozando en un lugar inadecuado, insúcialo con un poco con harina, o marca con témpera de colores o alguna pintura al agua de color llamativo. Cierra la puerta, acciona la cerradura y luego vuelve a abrirla, para observar dónde están las manchas de pintura en el marco y corregir así las imperfecciones.

Problemas en el pestillo de la puerta

Si abres la puerta de su marco, y al accionar la cerradura ésta aún presenta problemas, entonces deberás desarmarla para retirarla de la placa de la puerta. No te preocupes, no es complicado. Sólo retira la sujeción de las asas del picaporte o del bombín (siempre con la puerta abierta, claro), y luego quita los tornillos de la placa para jalar hacia fuera. Así podrás sacar todo el sistema sin dificultad, volviendo a accionarlo para ver si funciona bien: a veces el problema está en el pestillo que roza contra la placa de la cerradura, la que se fija a la puerta, y es algo fácil de corregir.

En este punto, analiza la suciedad y el engrase de la cerradura. Limpia las placas y los sistemas utilizando elementos pequeños y sin hacer presión, sino pasando algodones, hisopos o cepillos dentales fuera de uso para quitar la suciedad que puede estar atascando los sistemas, otro asunto bastante habitual en los problemas de cerraduras.

Utiliza lubricantes en aerosol para volver a engrasar las placas, deja asentar unos segundos, y luego vuelve a comprobar el funcionamiento, para finalmente volver a montar la cerradura a la puerta.

Cómo quitar una llave atascada o quebrada en la cerradura

En el caso de una llave atascada, lo primero es rociar con lubricante en aerosol o verter un poco de grasa para probar si la llave afloja. Caso contrario, tomaremos una solución más agresiva: cortaremos la llave al ras, dejándola del tamaño de la cerradura. Luego, si la puerta está abierta del marco, o sin el cerrojo activado, sólo bastará quitar el picaporte y abrir la cerradura como vimos anteriormente, para hacer presión sobre la llave atascada, e incluso para desmontar la cerradura del todo y así liberarla.
Sólo resta llevar el fragmento de la llave que acabas de liberar al cerrajero para que te hagan una copia.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo reparar una cerradura, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 60% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social