Cómo reparar un Grifo que Gotea

3 soluciones para los grifos que gotean

Glic... glic... glic... el temido sonido de la gota que cae incontrolablemente por el grifo. Cerramos las canillas, apretándolas bien, y la gota sigue cayendo sin cesar. Además del desperdicio de agua potable, es nuestra paciencia la que está en juego aquí. Pero no desesperes ni llames aún al fontanero, que hoy te enseñaremos algunas técnicas de primera mano para arreglar un grifo que gotea.

Cambiar el cuerito para reparar el grifo

Esta es la técnica mejor conocida para solucionar un grifo que gotea, apta para canillas que ya tienen ciertos años de uso.

Los sistemas antiguos de cañerías permitían el paso del agua hacia una válvula que se abría o cerraba mediante el giro de la canilla. Para dar un cierre hermético, las canillas contaban con una goma (cuero, muchos años atrás) que se ampliaba con la presión, cortando el paso del agua. Al pasar el tiempo, los cueros y las gomas se resecaban, dejando minúsculos intersticios por donde se escapaban algunas gotas.

Para solucionar el problema, la técnica es simple: corta el suministro de agua desde la llave de corte, quita las tapas embellecedoras de las canillas, haciendo palanca con un destornillador, y retira el sistema con cuidado, para analizar el orden de los elementos internos.
Al quitar el cuerito (el anillo de goma) que envuelve al vástago, analiza su estado. Si estuviera reseco, aplastado o roto, reemplázalo por otro, sea el original adquirido en una ferretería o un simple trozo de goma mullida o de goma EVA, cortada a la medida. Esto solucionará el problema en segundos.

Cambiar el vástago 

Si al volver a montar el sistema la canilla sigue goteando, el problema puede hallarse en el vástago.
Debido al uso excesivo y al paso del tiempo, el sistema metálico puede haber sufrido daños, desafectando el cierre hermético del sistema.
Bastará con reemplazar el vástago por uno nuevo, adquiriéndolo por monedas en una ferretería o tienda especializada.

Cambia el sistema utilizando siempre materiales adecuados, vuelve a montarlo, y disfruta de una grifería que ya no gotea.

Quitar el sarro del grifo para evitar que gotee

Las aguas duras pueden dejar depósitos de sarro que afectan el sistema de corte de las griferías, incluso de las que están en perfecto estado. Una solución, en este caso, es desarmar el sistema y dejar las piezas en remojo durante la noche (o por algunas horas) en una solución de tres partes de vinagre blanco de alcohol, una parte de agua, y una cucharadita de bicarbonato de sodio. Esto eliminará el sarro, permitiendo un cierre total del sistema.

Haz esta operación una vez por año, para mantener tus cañerías en el mejor de los estados, e incluso puedes tratar el agua de toda la casa con productos quitasarro o con vinagre blanco de alcohol, vertiéndolo en el tanque, dejándolo reposar, y haciendo correr el agua por una hora.

Video sugerido

Cómo cambiar el cuerito de una canilla. Cuando una canilla gotea, es común que el problema esté en el 'cuerito' o válvula, ya que suele desgastarse con el uso.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo reparar un Grifo que Gotea, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social