Remedio Casero para Músculos Cansados

Luego del ejercicio, de mucha actividad o de un largo día, este bálsamo para músculos adoloridos es justo lo que necesitas. Entra a esta nota y aprende cómo prepararlo.

Remedio Casero para Músculos Cansados

Remedio Casero para Relajar los Músculos

Un entrenamiento exigido, una mudanza, un largo día de trabajo o de quehaceres en el hogar encontrarán su merecido alivio con este remedio casero para músculos cansados, que puedes preparar usando ingredientes seguros y que quizás ya tienes en casa en este momento. Prepara todo lo que necesites, y disfruta esta misma noche de este bálsamo casero ideal para relajar los músculos.

Lista de ingredientes

  • 3 tazas de aceite de oliva extra virgen, prensado en frío si lo encuentras.
  • 3 cucharadas de pimienta de cayena molida
  • 3 cucharadas de cúrcuma en polvo, o 4-5 cucharadas de cúrcuma fresca, pelada y picada muy finamente.
  • 2 cucharadas de jengibre fresco picado finamente, o 1 cucharada de jengibre en polvo
  • ½ taza de cera de abejas picada finamente (también la encontrarás en “gotitas” en el mercado)

Y en cuanto a los materiales y elementos, usarás:

  • Una olla con agua caliente y otra más pequeña, para calzar encima y hacer un baño María.
  • Un colador grande.
  • Un trozo de tela para quesos, o cualquier tela para filtrar (con malla fina, pero no demasiado compacta), o bien un filtro de papel para el café.
  • Un batidor de varillas.
  • Una espátula.
  • Un frasco de cierre hermético, para conservar el producto
Cómo aliviar los músculos cansados. Remedio casero para calmar los músculos cansados. Cómo tratar los músculos adoloridos
Este remedio para músculos cansados es ideal para luego de los entrenamientos exigentes, o de las intensas actividades físicas.

© Depositphotos.com/Maridav

"Si el bálsamo estuviera algo rígido, deja que el calor de las manos lo ablande antes de aplicar en la piel. Recuerda no ponerte sobre las heridas y lesiones abiertas."

Preparación

Para hacer este remedio casero, calienta agua en la olla más grande y coloca la más pequeña encima, de modo que quede suspendida pero sin tocar el líquido directamente. Mientras calienta, prepara los ingredientes y mézclalos en la olla pequeña exceptuando la cera de abejas, para que vayan tomando calor y las especias se mezclen en el aceite caliente, revolviendo ocasionalmente hasta que todo esté líquido. Usando el batidor, integra muy bien todos los ingredientes, logrando un líquido uniforme sólo con el jengibre picado visible, si es que lo usas.

Prepara el frasco contenedor colocando el colador encima (agrega un embudo si fuera necesario), y la tela o el filtro para café. Con el líquido bien caliente, filtra para conservarlo en el frasco. Ten paciencia aquí, pues puede demorar en pasar el líquido (especialmente si usas el de papel), y ten en cuenta que es mejor ir trabajando de a pequeñas cantidades, de modo de poder calentar nuevamente el resto de la preparación cuando fuera necesario.

Remedios naturales para tratar músculos cansados. Cómo tratar los músculos cansados. Tips para aliviar músculos adoloridos

La cúrcuma y el jengibre tienen propiedades analgésicas naturales, y puedes usarlos frescos o en polvo.

© Depositphotos.com/pittawutpairoge1@hotmail.com

"Conserva este remedio para relajar los músculos cansados en el frasco hermético y dentro de la nevera por hasta dos semanas."

Cuando esté todo filtrado, limpia la olla pequeña del baño María y pon allí la cera de abejas. Cuando se haya derretido, agrega el aceite y revuelve para integrar muy bien. Si prefieres, añade en este punto algunas gotas del aceite esencial que quieras y que aporte beneficios para tus músculos, aumentando así el poder de este remedio y logrando un aroma delicioso y a tu gusto. Ya listo, vuelve la mezcla al frasco contenedor. Deja en la mesada hasta que enfríe a temperatura de ambiente, batiendo ocasionalmente para que no se endurezca en un bloque. Ya frío, conserva en la nevera, con la tapa cerrada.

Cómo usar el remedio para relajar los músculos

Al terminar la jornada, limpia la zona (o toma una ducha) y toma una pequeña cantidad del bálsamo casero con las manos (si estuviera algo rígido, deja que el calor corporal lo ablande antes de aplicar en la piel), y recuerda evitar las heridas y lesiones abiertas, los ojos, las mucosas y las pieles irritadas.

Aplica en el músculo adolorido con suaves movimientos circulares, sin frotar ni presionar, sino haciendo un suave masaje. Lava tus manos luego de la aplicación, y deja que actúe por unos 10 a 15 minutos. Limpia luego la zona, o toma una ducha cálida para retirar los restos del producto. Conserva este remedio para relajar los músculos cansados en el frasco hermético y dentro de la nevera por hasta dos semanas.