Cómo rejuvenecer el rostro con maquillaje

El cuidado de la piel del rostro

A diario, debes aplicar cremas y lociones humectantes, enriquecidas con vitaminas y ácidos esenciales, que te ayuden a prevenir la aparición de arrugas y líneas de expresión. En lo posible, elige aquellas con protección solar e indicadas como "antiedad" o "antiage". Luego de la ducha, o por la mañana y sobre la piel limpia, aplica estas caricias a tu cuerpo.

Comenzando con el maquillaje

Ya sea a diario o en ocasiones especiales, comienza tu técnica colocando una base del mismo tono que tu piel. Puedes usar una en gel, en crema o en polvo, de acuerdo a lo que prefieras. Te recomendamos utilizar bases de maquillaje cremosas o líquidas que tengan factor de protección solar y que humecten tu piel al aplicarlas.
Además del color, analiza el tono de la base: debe ser algo brillante aunque apenas, pues los tonos mate y opacos dan la apariencia de piel envejecida y seca.

Sobre la base ya fija, aplica corrector de ojeras, de un tono apenas más claro que el de tu piel y en el color adecuado de acuerdo a las imperfecciones que quieras disimular: rojos para manchas verdosas, verde para manchas rojas, amarillo para manchas violáceas. Finalmente, complementa con algunos tonos rosados en las mejillas y pómulos, sutiles y frescos, para dar vitalidad a la piel. Elige uno en polvo suelto o compacto, y sacude con brocha al finalizar la aplicación para dejarlo apenas visible.

Colores y brillos a tener en cuenta

Cuidado al aplicar los productos. En este caso, "menos es más" y lo natural es mucho más favorecedor que lo dramático. Elige una sombra algo brillante (no metálica, sino con brillos sutiles y no opaca) que se complemente con el color de tus ojos o el de tu ropa. Alarga tus pestañas y dales grosor con una máscara negra o café, en una capa, y prefiere el delineador sólo para la noche.

Aplica el producto en el párpado superior, y la máscara en las pestañas superiores, dejando la parte inferior libre de colores que envejecen el rostro. Un punto de brillo claro al centro del párpado, sobre la línea de las pestañas, dará vida a tu mirada. Un maquillaje suave es más rejuvenecedor que uno impactante.

Tanto en sombras como en brillos labiales, aléjate de los metalizados y los perlados, prefiriendo los apenas nacarados. Un gloss labial incoloro o de tonos rosa y naranja suave, son los ideales para rejuvenecer la boca y dar un aspecto más favorecedor a todo el rostro. Evita los labiales de colores oscuros y acabados opacos, usando un simple brillo en lugar de una barra.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo rejuvenecer el rostro con maquillaje, te sugerimos que visites nuestra sección Maquillaje.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social