Cómo refrigerar los ambientes en verano

Refrigerar los ambientes en verano

Cuando la estación fría ya vislumbra su fin, debemos anticiparnos al calor para tener el hogar fresco y en óptimas condiciones. Para eso podemos preparar los ambientes para refrigerarlos en verano, aprendiendo a utilizar adecuadamente los artefactos para tal fin, de una forma económica y amigable con nuestro entorno.

Ya hemos aprendido sobre cómo adquirir un aire acondicionado, calculando las frigorías necesarias para cada ambiente y determinando su uso por períodos cortos, para reducir el gasto energético. Recordemos que en lo posible debemos comprar artefactos que combinen calefacción con refrigeración, para optimizar su uso. Los sistemas fijos son más apropiados, aunque los portátiles permiten un uso más diversificado.

Consejos para refrigerar el hogar en verano

Ventiladores. Si el presupuesto no alcanza para refrigeración automática de este tipo, no te preocupes: puedes aprovechar los ventiladores convencionales. Sólo hay que tener en cuenta algunas pocas recomendaciones y lograremos refrigerar los ambientes en verano, de manera más económica.

Por ejemplo, si hay niños en la casa, serán más adecuados los ventiladores de techo, y en el caso de los de pie, éstos deben ser bien altos. Además, hay que colocarlos apuntando hacia el piso para remover el aire de una mejor manera. Si no hubiese niños ni mascotas que pudieran sufrir percances, los de escritorio serán sumamente convenientes, ya que podremos trasladarlos hacia cualquier habitación que necesite refrescarse.

Oscuridad. Independientemente del tipo de artefacto que elijamos para refrigerar los ambientes, debemos mantener el hogar en las mejores condiciones para optimizar su uso. Por ejemplo, en la época de calor, hay que mantener las habitaciones a oscuras durante las horas de mayor temperatura, con las persianas cerradas y las cortinas juntas, y en lo posible, con materiales y telas livianas, para elevar la sensación de frescura.

Decoración. Con la decoración también podemos colaborar en la tarea de refrigerar en verano. Sera bueno utilizar colores claros y aprovechar a lucir los elementos decorativos de vidrio, para dar más ligereza y soltura a los ambientes. No olvidemos que las flores dentro de casa también sirven para hacernos sentir menos agobiados por el calor.

Ventilación. En la época de frío solemos ventilar a primera hora de la mañana, para luego cerrar las aberturas hasta el mediodía. En la época de calor, en cambio, aprovecharemos a ventilar y refrescar el ambiente desde la primera hora del día, y hasta la mitad de la mañana, para luego repetir la operación ni bien baje el sol. Esto mantendrá el ambiente fresco y limpio, de manera confortable.

Membrana o ladrillos en el techo. Si la casa es muy calurosa en verano, es posible que la temperatura se traslade por los techos o las paredes. En tal caso, podemos colocar membrana o una capa de ladrillos huecos para que impidan que los rayos directos del sol calienten la superficie. Claro que este gasto es mucho mayor a la simple tarea de escoger un ventilador o aire acondicionado, pero será una inversión que rendirá sus frutos y servirá para economizar energía a la hora de refrigerar los ambientes con los artefactos eléctricos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo refrigerar los ambientes en verano, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 60% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social