Cómo Reciclar Bufandas

Ideas para Reciclar Bufandas

Con el paso del tiempo sumamos muchísimas bufandas a nuestro vestidor de invierno. Pero al año siguiente las modas cambiaron, el estilo ya no es el mismo, y no sabemos qué hacer con esas prácticas prendas ahora fuera de circulación. Por eso, aquí te proponemos algunas buenas ideas para reciclar bufandas en elementos funcionales.

Prepara tus materiales

Revisa armarios, cajones y cajas, y busca todas las bufandas y pañoletas que ya no uses. Clasifícalas por tipo (por ejemplo, según su material, grosor o estilo general), lávalas y plánchalas para dejarlas secar. Así, podrás determinar qué quieres hacer con cada una.

Además, puede que necesites tijeras de buen filo (corte plano), aguja e hilo o máquina de coser, hilados y pedrerías para hacer bordados decorativos, bases de tela vegetal o de goma Eva de un color adecuado, u otros elementos.

Ideas para reciclar bufandas y pañoletas. Cómo reutilizar bufandas viejas. Ideas para aprovechar viejas bufandas y pañoletas

© Depositphotos.com/belchonock

Imagen 1. Puedes reciclar bufandas coloridas en la forma de una original cortina, que le dará color a todos tus ambientes.

Cómo reciclar bufandas: ideas innovadoras

Aquí tienes algunas ideas para reciclar bufandas y lograr con ellas elementos funcionales, para embellecer y dar más practicidad a cualquier ambiente de tu hogar:

Caminos de mesa: Une bufandas por un extremo hasta que tome el largo (y más) de tu mesa. Para un efecto moderno e innovador, extiende una a lo largo y dos o tres a lo ancho, marcando las ubicaciones, para hacer una suerte de medio mantel para esas noches con amigos.

Salvamanteles con bufandas recicladas: Corta las bases en goma Eva o en papel de plástico lavable, en el tamaño adecuado. Puedes coser una capa superior con una bufanda, o en ambas caras de la base para lograr estilos más versátiles. Procura que queden bien fijas, sin moverse ni arrugarse.

Manteles: Con las estolas y pañoletas más delgadas puedes hacer un mantel de cualquier forma y tamaño. Sólo enfrenta los derechos de tus telas y cose en puntada recta, pliega la costura y plancha para aplanar, con tanta prolijidad como puedas. Ya lograda la tela de base, corta y haz un dobladillo para dar mejor terminación a este mantel hecho con pañoletas recicladas.

Moquetas:Otra idea para reciclar bufandas es hacer alfombrillas o moquetas. Cóselas a una base de goma Eva (foamy) o a una alfombra que tengas y que quieras embellecer. Otra opción es disponerlas en formas originales, coserlas entre sí, y colocar luego una base recortada a la medida. Dale el diseño que quieras: crea letras, zizags y otros, muy fácilmente.

Cortinas con bufandas: Si tienes gran cantidad de pañoletas o bufandas largas, úsalas para crear un visillo o una cortina personalizada. Para ello, dobla la bufanda por la mitad, y pasa el doblez por detrás y apenas por encima del barral de la cortina. Inserta (de abajo hacia arriba) los extremos de la bufanda por el doblez, pasándolos por delante del barral, y jálalos para dejarlos asidos en un nudo muy elegante. Con esta misma técnica puedes lograr divisiones de ambientes, decoraciones para el cabecero de tu cama, enmarcar un espejo a los lados, o lo que quieras.

Recicla bufandas usándolas como abrigo: Corta cuadrados o rectángulos iguales, enfrenta los derechos y cóselas alrededor en uno de los lados cada vez, y luego entre sí, hasta lograr un cuadriculado original y personal. Plancha las costuras por el reverso, y crea dos piezas para enfrentarlas, coserlas y voltear (haciendo una manta reversible), o enfrenta el derecho de tu creación con el de una manta económica del mercado, voltea, y tendrás una decorativa manta doble y muy prolija para la cama o para el sofá, hecha con bufandas recicladas y sin gastar un centavo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Reciclar Bufandas, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social