Reciclaje de latas de aluminio

La importancia de reciclar latas de aluminio

El aluminio es el principal material de elaboración de numerosos enlatados: bebidas y conservas por igual se mantienen impecables dentro de un ambiente aislado y listos para su consumo. Pero luego de su uso, la lata suele ir a dar a la basura, provocando suciedad y amenazando no sólo con contaminar nuestro medio ambiente, sino obstruyendo una industria recicladora que puede ahorrarnos más que una moneda.

Ahorro en el reciclaje del aluminio

Una vez despojado de restos orgánicos e inorgánicos, como pegamentos y etiquetas de papel, el aluminio tiene un potencial de reciclaje del 100% de su estructura, sin mencionar que se trata de un elemento de reutilización infinito, es decir, que puede ser reciclado de por vida sin alterarse el material.

El reciclaje del aluminio no sólo permite evitar la creación de nuevos contenedores, sino que también provoca un ahorro en su proceso de elaboración primaria. Esto significa ahorrar petróleo, electricidad y el uso y desgaste de maquinarias (se calcula un ahorro del 95% de la energía necesaria). Trasladado a la vida diaria, este ahorro significa un uso de tres horas de un TV, o el uso ininterrumpido de 4 horas de una lamparilla de 100 watts.

¿Qué hacer con las latas de aluminio?

En casi todas las ciudades hay plantas recicladoras o recolectoras de aluminio, así como de otros elementos. Averigua en tu municipio o en Internet dónde puedes encontrar la más cercana a tu domicilio, y deposita en sus contenedores las latas de aluminio que hayas usado para colaborar con el medio ambiente. Ten en cuenta que algunas de estas entidades incluso pagan por estas latas, atrayendo así a nuevos colaboradores con un incentivo monetario.

Evita botar las latas de aluminio a la basura dándoles un nuevo uso, utilizándolas como material para nuevas creaciones, tanto funcionales como decorativas. El aluminio es inoxidable, lo que lo hace ideal para confeccionar elementos de exteriores. Además, admite diversas pinturas, como esmaltes sintéticos, aerosoles, lacas vitrales, e incluso barnices de uñas.

El aluminio es un elemento liviano y maleable, que puedes grabar o darle textura y volumen tan sólo presionando elementos romos por su dorso. Se corta simplemente con tijera o cúter, o incluso se perfora sin más que tus manos, haciendo presión con clavos o elementos punzantes. Puedes cortar tiras fácilmente, para entretejerlas entre sí y fijarlas con perforaciones y sogas. Trabajando con cuidado para evitar cortes, las latas de aluminio permiten las más llamativas y duraderas creaciones.

Reutiliza y aprovecha todas las partes de una lata de aluminio, incluyendo el anillo de abertura, con el que se crea cintos, aretes y una enorme variedad de accesorios originales. El cuerpo puede abrirse en planos rectangulares, permitiendo dobleces y pliegues para hacer desde billeteras hasta protectores de bolsillos, sujetadores de elementos de escritorio, decoraciones en textura y una enorme variedad de elementos. Además, su base es estable y resistente, pudiendo ser utilizada como base de floreros, mecheros, incluso linternas y pantallas.

Como vemos, el alumino es un material inagotable, económico y más que versátil para todas tus creaciones hogareñas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Reciclaje de latas de aluminio, te sugerimos que visites nuestra sección Reciclaje.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social