Cómo Hacer una Poda de Mantenimiento

¿Qué es la poda de mantenimiento?

La poda de mantenimiento tiene como objetivo eliminar todo aquello que estorbe, o que tenga mal aspecto en la planta. Algunos ejemplos son ramas secas, o aquellas que se topen con los cables de la luz, molesten el paso de la gente, las ramas rotas o que corren riesgo de romperse, rebrotes que salgan a la altura de la base, etc.

En algunas especies de árboles, la poda de mantenimiento también se realiza para evitar las flores o frutos, ya sea porque pueden producir alergias o porque ensucian mucho el suelo (moreras, siempre verdes, etc.).

Para hacer una poda de mantenimiento hay tres técnicas: aclareo de ramas, reducción de copa y topiaria (dar forma a las copas). Vamos ahora a explicar cada una de ellas.

Poda de mantenimiento: Aclareo de ramas

Este tipo de poda consiste en reducir el ramaje de la copa para que gane en transparencia. Con los años, las ramas crecen y se empiezan a enredar entre ellas, tantas ramas impiden la entrada de luz al interior de la copa y las mismas se secan. Con este tipo de poda, logramos dar mas luz al interior y no modificamos el tamaño de la copa.

El único aspecto a tener en cuenta es que el aclareo no debe ser demasiado excesivo, ya que quitar de golpe una gran cantidad de ramas y hojas pueden lastimar al árbol, debilitarlo y hacerlo más propenso a los hongos. Por esta razón, se aconseja no dejar pasar varios años entre una poda y otra, sino mas bien hacerla todos los años, de esa forma serán pocas las ramas que deberemos cortar y el árbol crecerá con mucho mas vigor.

Poda de mantenimiento: Reducción de copa

Esta poda de mantenimiento es la que se realiza cuando el árbol ha crecido demasiado “adueñándose” de espacio que no le corresponde, como tocar cables, impedir el paso de la gente, etc.

La reducción se realiza cortando la rama sobre la axila de una de sus ramitas laterales. Lo ideal es hacerla cada 2 o 3 años, de esta forma las ramas que se cortarán serán de un diámetro pequeño y cicatrizan mucho mejor que las ramas mas anchas. Aparte, el trabajo será mucho menor.

Cuando el árbol no ha sido controlado por años puede crecer demasiado, y muchos piensan que la única solución es el desmochado. Pero en realidad, podemos solucionar el problema sin lastimar de tal manera el árbol. En los casos de un crecimiento exagerado del árbol, lo ideal es proceder a un aclarado de ramas, y luego una poda de mantenimiento, todo en el mismo momento.

Poda de mantenimiento: Topiaria

Esta poda es la que se realiza para darle forma a los arbustos o árboles. Ya sean figuras geométricas o artísticas, como animales, canastas, frutas, etc.

Esta técnica es muy antigua y a la vez decorativa. En muchas ocasiones las formas son simplemente maravillosas.

Para que la forma no se desvirtúe, este tipo de poda debe realizarse entre 2 a 4 veces al año, ya que necesita de un mantenimiento constante.

Si deseas leer más artículos similares a Como realizar una poda de mantenimiento, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
9 valoraciones.
El 89% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social